El pasado 16 de noviembre la Biblioteca Pública de Retiro, situada en el número 189 de la calle Doctor Esquerdo, apareció cerrada con un cartel que indicaba que se iban a realizar obras. Según relató el responsable del Gobierno regional en el encuentro, la clausura se produjo como consecuencia del corrimiento de tierras situadas bajo algunos pilares del edificio, un hecho provocado a su vez por filtraciones de agua procedentes de la rotura de tuberías y bajantes. Como consecuencia, además de reparar estos conductos, los técnicos deben calzar los pilares inyectando “lenta y cuidadosamente” hormigón, antes de recolocar el sistema de calefacción, los suelos y otros elementos del centro. Trabajos que no finalizarán, como pronto, hasta el mes de mayo, aunque se pueden demorar aún más tiempo.

Todo esto lo sabemos ahora, tres meses después de la clausura. Pero durante todo este tiempo los centenares de usuarios que a diario acuden a la biblioteca, al igual que la asociación vecinal de la zona y el colectivo Universidad Abierta de Retiro no hallaban respuesta a preguntas tan razonables como los motivos del cierre o la previsión de la fecha de reapertura. Por eso, la AV Los Pinos de Retiro Sur, que aún no ha recibido contestación a la petición de información trasladada a la Comunidad de Madrid hace semanas, demandó en la reunión del 2 de febrero “un trato respetuoso hacia los usuarios, cosa que hasta hoy no han hecho” e información sobre “las medidas sustitutorias que la Comunidad ha adoptado para mantener, en lo posible, los servicios públicos de la biblioteca”. Representantes de la Junta Municipal que también asistieron a la cita indicaron que con objeto de atenuar las consecuencias del cierre temporal habían acondicionado tres espacios municipales como salas de estudio con las mesas y sillas de la biblioteca. En total son 128 puestos de estudio que están repartidos entre el Centro Cultural Luis Peidró y el propio edificio que alberga la junta de distrito.