El 26 de septiembre de 2012, el pleno del Ayuntamiento de Madrid declaraba el distrito Centro como Zona de Protección Acústica Especial (ZPAE) con el objetivo de garantizar el derecho al descanso del vecindario con el de la actividad de los locales de ocio nocturno. El Consistorio respondía así a las insistentes denuncias de las asociaciones vecinales de un distrito que presenta una alta concentración de locales de estas características, muchos de los cuales carecen, incluso, de las pertinentes licencias.

Más de un año después de la aprobación de las medidas contenidas en el Plan (adelanto del horario de cierre de los locales en las zonas más ruidosas, paralización de la concesión de licencia de nuevas aperturas de locales de ocio…) la situación no ha cambiado demasiado. En palabras de la Asociación Vecinal Las Cavas y Costanillas, ‘ la declaración como Zona de Protección Acústica no contiene medidas para aminorar el ruido, sino sólo para tratar de que no aumente’, por lo cual, ‘en el mejor de los casos, la situación actual se mantendrá tal cual’. 

Durante los meses transcurridos desde la declaración de ZPAE, la entidad y decenas de vecinas y vecinos de la calle Cava Baja a título individual, no han dejado de denunciar la persistencia del ruido en horario nocturno, así como el incumplimiento de las medidas contenidas en el Plan. 

Ante la nula respuesta del Ayuntamiento de Madrid, el 11 de febrero la entidad, en una reunión mantenida con el Defensor del Pueblo, solicitó su intervención ‘ante la indefensión continuada, el incumplimiento constante de las ordenanzas municipales y la falta de respuesta a tan graves asuntos por parte del Ayuntamiento de Madrid’.

‘Entendemos -subrayan sus portavoces- que se están pisoteando los derechos de los vecinos y conculcando, a favor de empresas privadas, el legítimo derecho al uso de espacios públicos, con la cesión indiscriminada de suelo para terrazas y otros usos comerciales que llegan, incluso, a impedir el paso por algunas zonas’.

En el encuentro, pidieron que vuelvan a hacerse mediciones de ruido ‘para demostrar que la ZPAE no está cumpliendo el objetivo de bajar el ruido’ y que las autoridades municipales, ‘principalmente la alcaldesa’, ‘den la cara ante los vecinos y no se escondan detrás de concejales que no tienen la responsabilidad última’. Insistieron, asimismo, en que se cumplan las ordenanzas vigentes, en que se dé la máxima transparencia en la información de los expedientes y que se persiga el pago y resolución de las sanciones impuestas a los locales que incumplen la normativa. 

El Defensor del Pueblo, que ya había solicitado información al Ayuntamiento sobre los expedientes, sanciones, mediciones (que, en palabras de la asociación vecinal ‘no se han hecho’), comunicó a los representantes vecinales que continuará trabajando para garantizar sus derechos.