En la nota emitida el viernes, la asociación reitera que ‘colabora y presta su infraestructura a diferentes entidades sociales, entre ellas al colectivo de enseñantes en Vallecas, el cual financia sus actividades como cree conveniente y siempre de manera ética, como nos consta’.

‘Queremos destacar que los procedimientos utilizados para lanzar esta acusación han sido realmente infames. La utilización de un “periodista” de la caverna mediática para recabar información, la repetición de ésta, manipulada y adulterada públicamente, y la posterior amenaza de retirada de subvenciones de la comunidad (como si las hubiésemos recibido) pone de manifiesto una actuación irregular, arbitraria e indigna de un gobierno democrático’, sostiene la entidad.

‘Porque -continua- nadie relacionado con el Gobierno autonómico nos ha recabado información, ni nos ha comunicado la apertura de ningún expediente previo a cualquier sanción. Nadie ha venido a confirmar esas informaciones de ¡fraude fiscal!, a una entidad sin ánimo de lucro que cubre su funcionamiento con el voluntariado de sus afiliados. Sin embargo representantes de la Administración autonómica utilizan los medios y recursos públicos para intentar atemorizarnos y de paso atemorizar a los enseñantes’.

‘La Asociación Vecinal Palomeras Bajas fue una de las primeras asociaciones legalizadas en nuestro país, desde entonces ha venido defendiendo los derechos y el bienestar de los vecinos y vecinas de Vallecas, y los servicios públicos han sido y son parte sustancial de ese bienestar vecinal. Esta entidad sigue teniendo como deber cívico el freno a la agresión que sufren en nuestra comunidad servicios como la sanidad o la educación. Una vez más el Gobierno de Esperanza Aguirre nos sorprende con la utilización de la mentira como instrumento político contra sus adversarios, en este caso los enseñantes movilizados en defensa de la enseñanza pública’, remacha, antes de continuar: ‘el aparato mediático y jurídico de Esperanza Aguirre ha perpetrado todos los pasos para lanzar calumnias contra la justa movilización de los enseñantes: primero se inventa la “noticia”, luego se tergiversa mediante la acusación a diestro y siniestro y más tarde se repite muchas veces para intentar convertirla en una gran verdad’.

Por último, concluye la nota, ‘entendemos que todo este montaje contra nuestra entidad es una cortina de humo para tapar el verdadero problema, que es el ataque que en los últimos años viene recibiendo la enseñanza pública por parte del Gobierno de Esperanza Aguirre. Por nuestra parte manifestar la continuación de nuestro apoyo a los enseñantes, padres y alumnos que en estos momentos dignifican con su defensa la escuela pública’.