Esta plaga causa daños considerables al arbolado y supone también un riesgo para las personas, sobre todo para los niños, pues puede provocar urticarias y reacciones alérgicas.

La Dehesa de Majadahonda es un espacio natural protegido que forma parte del Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama y en ella se encuentran encinas centenarias y una rica variedad de flora y fauna autóctonas.

Junto al Monte del Pilar, es el espacio natural más importante de Majadahonda por su alto valor ecológico, paisajístico e histórico y porque forma parte de la memoria familiar y colectiva de muchos majariegos.

La asociación vecinal ha denunciado en otras ocasiones la falta de un mantenimiento adecuado por parte de la Comunidad de Madrid y del Ayuntamiento de Majadahonda y ha alertado del riesgo de incendio que conlleva la hierba seca que la cubre en los meses de verano. Ya en julio de 2007 el fuego arrasó cinco hectáreas, sin que este hecho modificara el abandono por parte de los responsables de su cuidado.

Por otra parte, la Dehesa es también un espacio de recreo con muchos atractivos para paseantes, senderistas y ciclistas, pero algunos de los caminos que conducen a ella están abandonados a su suerte y proliferan los escombros en el recorrido. La Asociación de Vecinos de Majadahonda exige al Ayuntamiento un plan que permita a los vecinos disfrutar de este espacio natural privilegiado.