La Asamblea de la FRAVM, reunida ayer en sesión extraordinaria, aprobó ayer la resolución que sigue:

La FRAVM siempre ha defendido 1) que los vecinos y vecinas discutan y decidan en qué y cómo se invierte el dinero público, 2) que las juntas de distrito gestionen el 50% del presupuesto municipal y 3) que los concejales presidentes de las juntas sean elegidos directamente por los y las votantes del distrito respectivo.

En tal sentido, los consejos territoriales, aunque no llenaban todas nuestras aspiraciones, los concebimos en su día como unos espacios a través de los que encauzar la participación ciudadana en Madrid. Esto no ha sido posible y no lo ha sido en buena medida porque ni los concejales presidentes de las juntas ni el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid han estado a la altura de las circunstancias. Han carecido de voluntad política para hacerlos funcionar. En lugar de ello, las asociaciones hemos tropezado con la falta de competencias de las juntas, la desgana de los concejales presidentes y un sin fin de obstáculos y comportamientos que impiden la participación. Reiteradamente la FRAVM y las asociaciones de vecinos hemos denunciado estos hechos a los máximos responsables municipales, sin que éstos tomaran las medidas oportunas; dejando, en consecuencia, que el funcionamiento de los consejos se deteriorara más y más. Ello dio lugar a que las asociaciones de vecinos de Villaverde se vieran forzadas a salirse del consejo de su distrito, mientras en otros distritos se está debatiendo seguir el mismo camino.

Ante la gravedad de la situación los máximos responsables municipales se han comprometido, en un acuerdo a suscribir con la FRAVM, a adoptar las medidas necesarias dirigidas a hacer de los consejos territoriales auténticos órganos de deliberación y concertación en cada distrito. Entre tales medidas destacan la obligación de los consejos de debatir todos los años los presupuestos municipales y el estado del distrito, así como de hacer un diagnóstico de los problemas de los barrios y establecer en función del mismo un plan consensuado de actuaciones, creándose una comisión de seguimiento del plan formada por la Administración y las asociaciones.

La FRAVM y las asociaciones de vecinos esperamos que la seria rectificación de la marcha de los consejos territoriales que este acuerdo propone sea real y manifestamos que, si pasado un tiempo prudencial, no observamos cambios sustanciales en aquélla consideraremos incumplido el acuerdo por parte del equipo de gobierno del Ayuntamiento y daremos la respuesta oportuna, incluido el abandono en masa de los consejos territoriales. No obstante, la FRAVM respaldará a las asociaciones de vecinos que, dadas las circunstancias de su distrito, decidan no continuar en el consejo.

Asimismo, la asamblea de la FRAVM llama a las asociaciones de vecinos a llevar esta resolución a la próxima reunión de todos los consejos territoriales.

La FRAVM presentará a los diferentes partidos que concurran en las próximas elecciones municipales este acuerdo y les solicitarán la inclusión en sus respectivas propuestas electorales de éstas y otras medidas encaminadas a la promoción de la participación ciudadana.