La ampliación en ambas márgenes de 60 + 60 km de vías de servicio, aparte de las conexiones arrasará parques, zonas verdes y equipamientos limítrofes dañará espacios naturales, acercará aún más la autopista a nuestras viviendas e inundará nuestros barrios de ruido y contaminación.El proyecto de ampliación de la M-40 afecta a más de 270 hectáreas –ha- arrasando: – 111 ha. de zonas verdes (parques urbanos, parques lineales, bandas verdes de protección de la actual M-40) – 42 ha. de espacios naturales protegidos (Monte de El Pardo, Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, Monte del Pilar)– 33,5 ha. de suelo para equipamientos– 16 ha. de suelo ya urbanizado El gran aumento de la plataforma ocupada por la autovía y sus vías laterales discurriría por 74 ha. de suelo clasificado como no urbanizable, por 31,2 ha. de suelo urbanizable y por 167 ha. de suelo urbano.Las actuaciones propuestas por el Estudio Informativo M-40. Calzadas de servicio y otras alternativas son incompatibles con el planeamiento urbanístico vigente, afectando a los distritos de San Blas, Moratalaz, Vicálvaro, Puente de Vallecas, Vallecas Villa, Usera, Villaverde, Latina, Carabanchel, Moncloa-Aravaca, Fuencarral-El Pardo, Hortaleza y Barajas y el ámbito de las asociaciones de vecinos que se relacionan, además de los municipios de Leganés, Alcorcón y Pozuelo de Alarcón. Las actuaciones propuestas pretenden arrebatar nuevas e importantísimas porciones de espacios naturales, zonas verdes, espacios libres y equipamientos por los que han peleado los vecinos durante años, incrustando la M-40 y sus conexiones en el corazón mismo de nuestros viejos y nuevos barrios: Las Rosas, pavones, Valdebernardo, Palomeras, Entrevías, El Espinillo, San Luciano, La Perla, Orcasitas, futuro barrio del PAU de Carabanchel, Aravaca, Valdemarín, futuros barrios de los PAU de la zona norte, el Encinar de los Reyes, Los Llanos, Arroyo el Santo, Olivar de Hinojosa… entre otros colindantes con la M-40. El proyecto del Ministerio de Fomento consiste en: a) Construir 120 km de vías paralelas a la M-40 –con un mínimo de dos carriles por sentido) aparte de conectar a su tronco las autopistas radiales R-2, R-3 y R-5, la M-45, los ejes Norte-Sur y del Sureste, los viales de acceso a los PAU de la zona norte: Arroyo del Fresno, Montecarmelo, Las Tablas, Sanchinarro y el PAU de Carabanchel. b) Ampliar de los actuales 3 carriles a cuatro en algunos tramos del tronco existente. c) Construir vías especializadas paralelas a la M-30 y a la N-IV, constituye una gravísima agresión a los miles de vecinos afectados.

Todo ello ha llevado a 40 asociaciones de vecinos de la capital a profundizar y extender la campaña informativa y las acciones consiguientes a todos los distritos y los diversos barrios afectados, expandiendo la estela de las protestas ya iniciadas en Puente de Vallecas, Carabanchel, Moratalaz, Usera, San Blas, Vicálvaro, Hortaleza, Barajas… El propósito es claro: lograr la retirada del ‘Proyecto M-40. Calzadas de servicios y otras alternativas’ a cuya Evaluación de Impacto Ambiental han presentado asimismo las oportunas alegaciones.