Llega el tercer domingo de mes, y con él, como sucede desde hace casi seis largos años, la Marea Blanca, la movilización de sindicatos, colectivos profesionales y asociaciones vecinales y de pacientes contra la privatización sanitaria. El 21 de octubre celebrará su 73ª edición, llevando a las puertas de la Comunidad de Madrid la situación en la que se encuentran los servicios de salud mental. Tal y como indica en su sitio web la MESDAP, de la que forma parte la FRAVM, “queremos hacernos eco de los enormes malestares que golpean a miles de usuarios y como consecuencia a sus familiares”. En esa línea, denuncia “la falta de políticas de verdadero progreso que garanticen una vida en dignidad de todas y todos ellos; y eso sólo se puede hacer en sistemas coordinados en los que todos los agentes en el entorno actúen al unísono”.

Sin embargo, subraya la MESDAP, “razones ideológicas trasnochadas para los tiempos que corren sólo han estado propiciando la medicalización y el hospitalocentrismo” en vez de priorizar “tratamientos humanistas y humanos”.

Por todo ello, la mesa demanda que se tengan en cuenta, “sin ningún tipo de obstáculos ni intereses, la participación activa de los pacientes y familiares en la recuperación de un modelo ya existente, que es el modelo comunitario que desde ese neoliberalismo sectario e impertinente han querido liquidar”.