Más de 300 personas se congregaron ayer a las puertas del centro hospitalario para dar vida a la 60ª Marea Blanca. Amenizados por una charanga de la zona, los presentes, entre los que se pudo ver a diversos miembros de las asociaciones vecinales La Colmena de Santa Eugenia, La Unión-UVA de Vallecas y PAU del Ensanche de Vallecas, desfilaron alrededor de su querido hospital, para el que siempre han defendido una gestión 100% pública. Recordemos que el Infanta Leonor, uno de los grandes hospitales de la Comunidad de Madrid que se construyó con el modelo autonómico de gestión privada, se ha visto salpicado una serie de irregularidades que han supuesto pérdidas millonarias para el erario público. Irregularidades como el pago, por parte de la Consejería de Sanidad, de partidas que correspondían a las empresas adjudicatarias de su gestión o de servicios, o la falta de cobro de conceptos que debía facturar, y que aparecen en diversos informes de la Intervención General de la propia Comunidad de Madrid. Debido a ellas, la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Puente y Villa de Vallecas y la Plataforma por la Sanidad Pública de estos distritos solicitó en abril la dimisión de Esperanza Aguirre como concejala del Ayuntamiento de Madrid, al haber sido la máxima responsable de la sanidad madrileña entre los años 2012 y 2015, periodo en el que se produjeron esos hechos.

Tras rodear el hospital, portavoces de la MESDAP reclamaron la gestión totalmente pública del hospital, recordando que su construcción, que ejecutó una UTE de empresas, “está más que pagada y amortizada”. Tras las intervenciones de la MESDAP y de la citada plataforma vallecana, Quique Villalobos, en nombre de la FRAVM, recordó otra de las viejas reivindicaciones vecinales para el centro sanitario, la realización de los tres accesos (dos desde la A-3 y uno desde el pueblo de Vallecas) que aparecen en su concepción inicial y que en teoría deberían de estar finalizados este año. Pero este año lo único que estará listo es la redacción del proyecto de uno de ellos, el correspondiente al enlace entre el hospital y la calle Enrique García Álvarez, concebido para sortear las vías del ferrocarril. Además, Villalobos puso de manifiesto el décifit de infraestructuras que padece el distrito: en uno de sus barrios, “el Ensanche de Vallecas solo tenemos un centro de salud para 40.000 personas. Lógicamente está hipersaturado, por eso desde hace tiempo demandamos la construcción de un nuevo centro de salud”, indicó, antes de dar paso a un representante de las Marchas de la Dignidad, que cerró el acto de protesta.