El pasado sábado, 16 de septiembre, en lo que supone un nuevo paso en la consolidación del movimiento, representantes de plataformas en defensa de la sanidad pública de diversos territorios se dieron cita en el Centro de Mayores Arroyo Belincoso de Moratalaz con objeto de intercambiar información y experiencias, construir un discurso unitario y estudiar movilizaciones conjuntas. En esta línea, se propuso extender el modelo y frecuencia de las mareas blancas que actualmente se celebran cada tercer domingo de mes en Madrid y Galicia a otras regiones, una propuesta que deberán valorar ahora los colectivos participantes.

Un día después del encuentro, la red organizadora, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública (MEDSAP), logró movilizar a varios cientos de personas en la 38ª Marea Blanca madrileña, que realizaron un recorrido ya clásico: Colegio de Médicos-Glorieta de Carlos V- Ministerio de Sanidad. En esta ocasión, la MEDSAP centró sus críticas en la falta de transparencia del sistema sanitario, un déficit que la Ley 19/2013, de “transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno” no ha sido, de momento, capaz de corregir. Así, ante el ministerio que dirige Alfonso Alonso en funciones, José Vicente Cabanillas, portavoz de la MEDSAP y responsable de la Comisión de Sanidad de la FRAVM, acusó al Gobierno regional de usar esta falta de transparencia para mantener “modelos para-públicos” en los que la búsqueda del máximo beneficio aparece por encima y a costa de la calidad asistencial y la universalidad del servicio sanitario. “La Sanidad Pública ha venido siendo expoliada con total impunidad, precisamente por falta de transparencia, en aras de una eficiencia que sólo tenía en cuenta la subida de cuentas privadas que, escandalosamente, estaban engordando con el dinero público sin que la ciudadanía pudiéra hacer nada porque lo desconocíamos”, indicó Cabanillas, antes de asegurar que “si hubiéramos conocido los perjuicios de las privatizaciones con transparencia dudamos que se hubieran cometido tantos desmanes”.

Desmanes como los que la MESDAP sugirió hace unos meses y que tenían como protagonista a la Fundación Jiménez Díaz, hoy propiedad de Idc Salud-Quirón, que ha recibido “grandes cantidades [de dinero] fuera de presupuesto, sin explicación alguna]. La plataforma califica de “escándalo mayúsculo” tanto “que el mayor gasto sanitario [de la Comunidad vaya a] manos de este grupo privado” como su reciente compra por parte de Fresenius, “el grupo alemán que se ha hecho con todo” y que hoy es el mayor conglomerado empresarial de sanidad de Europa. El PP está “permitiendo la colonización” de nuestros servicios públicos, afirma la Mesa en un comunicado.

Pero la “falta de transparencia permanente” ha tenido otras consecuencias nefastas: “ha permitido que se produzcan derivaciones desde el servicio público a ámbitos privados para pruebas, cirugías y servicios de toda índole (..) las puertas giratorias, la pérdida de más de 8.000 puestos de trabajo, la descapitalización de hospitales y de centros de salud públicos, la privatización de la donación de sangre, la privatización de servicios de mantenimiento, de atención de la salud mental y suma y sigue”, indica la nota.

Por desgracia, la tan publicitada Ley 19/2013 y sus herramientas, como el portal y la oficina de transparencia, aunque suponen un avance, no han servido aún para revertir la situación. Desde hace cuatro meses, la MEDSAP solicita información sobre cuestiones como las listas de espera y las derivaciones, los citados pagos a la Jiménez Díaz y a Quirón Salud y, la semana pasada, sobre “la situación del Hospital Carlos III – La Paz y los peligros de brotes no controlados de enfermedades infecto contagiosas”.

“Tenemos la sensación de que de momento se priorizan los acuses de recibo y las respuestas huecas que echan hacia delante la pelota, porque la Ley de la Transparencia es una incompletísima norma para satisfacer la necesidad de conocimiento total que una democracia debe mantener”, concluye el comunicado de la red en defensa de la sanidad.