Tras más de tres años y medio de manifestaciones, la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública (MEDSAP)-Marea Blanca, de la que forma parte la FRAVM, considera que “la movilización sigue siendo imprescindible”. “La unidad demostrada, la resistencia y la tenacidad están siendo claves para confrontar contra todo un entramado político, económico y financiero cuyo objetivo es mercantilizar y especular con nuestro derecho a una Sanidad Pública, Universal y de Calidad”, indicó en un comunicado elaborado para la marcha de este domingo. Un entramado que se sirve de leyes autonómicas, estatales y tratados internacionales para lograr sus objetivos de lucro.

Ayer, la Marea Blanca puso el foco de su crítica en estos acuerdos transnacionales: “las amenazas van más allá de nuestro territorio y fronteras. Los diferentes tratados de liberalización comercial (TTIP, TISA,CETA) suponen un golpe profundo a la línea de flotación del modelo social europeo y del propio Estado del bienestar. Los conocidos tratados de libre comercio suponen dar carta de naturaleza a la mercantilización de nuestros derechos y su especulación, secuestrando los mecanismos democráticos de representación, a los propios gobiernos, y convirtiendo la sanidad pública y otros derechos sociales, en un auténtico botín”, indicó al término de la manifestación Carmen Esbrí, portavoz de la MEDSAP, un espacio en el que participan asociaciones sanitarias, vecinales, sindicatos y otros colectivos sociales.

A pesar del desgaste que supone salir a la calle cada mes desde hace más de tres años, “desde la MEDSAP-Marea Blanca estamos convencidos de que no hay que bajar la guardia. Los recortes, los riesgos, las privatizaciones, las amenazas continúan, por lo que es imprescindible recomponer lo destruido, recuperar la universalidad del sistema sanitario, bloquear el cierre de camas…” puede leerse en el citado comunicado. Según datos de la propia Consejería que dirige Jesús Sánchez Martos, entre 2009 y 2014 la sanidad madrileña perdió 7.500 trabajadores y 2.500 camas. Respecto a las listas de espera, del todo “intolerables”, la MEDSAP-Marea Blanca destaca que actualmente “cerca de 80.500 pacientes esperan una intervención quirúrgica”.

Por todo ello, los colectivos sociales insistieron ayer en la necesidad de seguir defendiendo la sanidad pública, “recuperándola como patrimonio de la ciudadanía y no al servicio de intereses partidistas, económicos, financieros y mercantilistas”.