Las asociaciones de vecinos de Leganés apoyan, punto por punto, la declaración hecha púlbica por la Comisión Permanente de la Junta de Personal del Hospital Severo Ochoa de Leganés en respuesta al dictamen emitido por los médicos designados por la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid para analizar el historial clínico de 73 pacientes que fueron atendidos en el Servicio de Urgencias del Hospital Severo Ochoa de Leganés:

1-. Los médicos dictaminan que la mayoría de los pacientes estudiados a partir de los historiales clínicos estaban afectados de patologías muy graves y con una expectativa de muerte a muy corto plazo.

2-. Ante la primera pregunta del juez, y a nuestro juicio la cuestión más importante, sobre si existe relación entre el tratamiento dado u omitido y el fallecimiento, los médicos señalan que “No es posible afirmar o negar con certeza absoluta si la causa directa de la muerte de alguno de los pacientes sedados fue la medicación administrada”, aspecto que coincide con lo que los repetidos informes han venido afirmando. Esta conclusión nos confirma, por tanto, la presunción de inocencia de los compañeros del servicio de urgencia del Hospital Severo Ochoa y desmiente las acusaciones anónimas sobre 400 homicidios utilizadas por la Consejería contra un hospital público.

3-. Ante la respuesta dada por los médicos designados por la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid a la segunda pregunta que plantea el juez sobre si se aprecia mala praxis médica, en la que afirman encontrar posible mala praxis en una serie de casos, entendemos que sus apreciaciones no pasan de ser opiniones de unos profesionales sobre la sedación Terminal, que tal y como indican ellos mismos en la introducción de su informe, “al ser un término relativamente reciente no ha existido un claro consenso sobre su definición y uso apropiado hasta fechas recientes”. Ante la actual indefinición e incertidumbre en el estado de la cuestión (“lex artis”), consideramos cuestionable este pronunciamiento.

4-. En el informe hay contradicciones evidentes. Así, por ejemplo en la conclusión número X se afirma que “se han realizado sedaciones terminales con dosis injustificadamente altas de medicamentos”, mientras que en la página 9 del informe se afirma “es preciso indicar que la evaluación acerca de la correcta dosificación en pacientes terminales es extremadamente difícil debido a las múltiples fuentes de variabilidad que sin duda influyen en la respuesta farmacológica”.

5-. Por último, queremos reseñar que, tal y como sus autores señalan, todo el dictamen se ha fundamentado en exclusiva en las historias clínicas que contiene párrafos o páginas casi ilegibles y en ocasiones “muy difíciles de interpretar”, sin que hayan recurrido a aclarar estos términos y las situaciones clínicas que los motivan con los profesionales de urgencias o los familiares de los pacientes.