La concentración se celebrará a las 12:00 en el terreno de la avenida de Machupichu, 30, donde el Ayuntamiento de Madrid ha autorizado la instalación del proyecto de Nacho Cano (que inicialmente contemplaba la construcción de una pirámide de 30 metros de altura) durante cuatro años. Se trata de la misma parcela que el Consistorio cedió en 2002 al ventrílocuo y empresario José Luis Moreno, ahora investigado por la justicia, para levantar el faraónico Coliseo de las Tres Culturas, cuyas obras nunca comenzaron y dejaron una deuda de 13 millones de euros en las arcas municipales.

“Originalmente, la parcela estaba calificada para uso dotacional educativo y se recalificó en 2002 para uso cultural a fin de ceder su explotación por 75 años a José Luis Moreno”, recuerdan las entidades de Hortaleza, que llevan décadas demandando la construcción de un centro de Formación Profesional en ese solar. Una demanda nunca atendida ni por el Ayuntamiento ni por la Comunidad de Madrid.

Casi 20.000 personas han firmado ya contra el denominado Teatro Malinche de Nacho Cano, un proyecto que vuelve a posponer el anhelado centro educativo, y además traerá “masificación a la zona, un terrible impacto acústico, problemas de movilidad y contaminación, perturbando el descanso y tranquilidad del barrio”, enumeran los convocantes de la concentración del domingo.

“El movimiento vecinal de Hortaleza quiere que se revierta la calificación de la parcela municipal de la avenida de Machupichu a su primitivo uso dotacional educativo, a fin de construir en el distrito un instituto público de Formación Profesional de Grado Superior de alta cualificación para titulaciones acordes a las nuevas profesiones y tecnologías emergentes”, argumentan las entidades del distrito. “Instituto que sí proporcionaría puestos de trabajo permanentes, no como este proyecto efímero, y lo más importante, permitiría dar formación a miles de jóvenes que podrían encontrar un empleo digno y contribuir al desarrollo social. Mientras Hortaleza sigue necesitado dotaciones públicas, no se pueden ceder nuestros terrenos para negocios privados”, sentencian.