Para que la propuesta pueda ser considerada por el Ayuntamiento y transformarse en una consulta ciudadana vinculante, la Alianza, de la que forma parte la FRAVM, necesita lograr 27.064 firmas de madrileños y madrileñas. A fecha 12 de diciembre de 2017 la petición cuenta con 2.800 apoyos. Si el tuyo no se encuentra entre ellos, te animamos a sumarte y a que lo hagan tus familiares y amigos. Con el código MAD-2017-10-19914, la propuesta se encuentra en la siguiente dirección: https://decide.madrid.es/proposals/19914-incineradora-de-valdemingomez-no

Recordamos que solo pueden dar su apoyo en Decide Madrid las vecinas y vecinos que estén empadronados en la capital. Si no te aclaras con este tipo de voto electrónico, te dejamos un pequeño video que muestra, paso a paso, como apoyar la propuesta del cierre de la incineradora en el portal de participación ciudadana del Ayuntamiento.

Literalmente, la Alianza solicita al consistorio en su petición que no renueve en 2020 “el contrato de la incineradora de Las Lomas en el Parque Tecnológico de Valdemingómez por sus efectos sobre la salud de la población que reside o trabaja a menos de 10 km”.

Y es que, tal y como indica la red, “la incineración produce emisiones contaminantes a la atmósfera y residuos peligrosos que hay que llevar a vertederos especiales. Estas emisiones aumentan el riesgo de contraer graves enfermedades en la población de los alrededores, además de contaminar los suelos que, arrastrados por las lluvias a los ríos legan a los cultivos, afectando a poblaciones más lejanas”.

Las emisiones de Valdemingómez tienen un impacto directo en las vecindades de Rivas, Getafe y de los distritos capitalinos de Villa de Vallecas, Puente de Vallecas, Vicálvaro y Villaverde. “Aunque estas son las poblaciones a las que la incineración afecta de manera directa, es la incineración de la basura de todos y todas las vecinas y vecinos de Madrid la que producen estos efectos, por lo que este no es sólo un problema del sureste de la capital”, puede leerse en la petición de Decide Madrid, en la se solicita al Ayuntamiento que “respete el artículo 43 de la Constitución, que reconoce el derecho a la protección de la salud”, no renovando el contrato de la gestión de la planta e implantando “un modelo de residuos cero en la gestión de las basuras de Madrid”.