Ocupaciones ilegales, pisos del Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) sin adjudicar, parcelas vacías llenas de basura y de rastrojos, calles por las que casi no pasan los servicios de limpieza ni los de mantenimiento del mobiliario urbano… Esta sería una somera descripción de la situación de abandono en la que viven las vecinas y vecinos de los poblados A y B de Fuencarral, una situación que arrastran desde hace más de 15 años.

La mayoría de las viviendas son propiedad del IVIMA, un organismo que también ha abandonado a su suerte a sus inquilinos, a quienes debe, al menos, 40.000 euros en concepto de impago de la comunidad de vecinos.La asociación calcula que la deuda podría ascender al doble ya que está calculada sobre, aproximadamente, la mitad de las comunidades existentes, una situación que se repite en otras muchas promociones de vivienda pública de la región, constata la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM).

La AV La Unión de Fuencarral lleva años reclamando al Ayuntamiento de la capital que recepcione el barrio para que así, al menos, los vecinos puedan disfrutar de los servicios de mantenimiento mínimos por los cuales pagan los mismos impuestos que el resto de vecinos de Madrid.

Tras las elecciones del pasado 24 de mayo ha vuelto a la carga solicitando reuniones con los nuevos equipos de Gobierno municipal y regional. El concejal de Urbanismo y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Madrid, José Manuel Calvo, les recibirá el próximo 28de julio y esperan recibir respuesta de la presidenta regional, Cristina Cifuentes, así como del consejero de Vivienda e Infraestructuras, Pedro Rollán, toda vez que “lo que más nos preocupa es la falta de interlocución con los responsables del IVIMA”.

La asociación vecinal subraya que “hay viviendas pero no somos un barrio” de manera que, además de la resolución de los problemas señalados reclamarán a Calvo el cambio de uso de varias parcelas para crear nuevas zonas verdes y construir los equipamientos públicos más necesarios: un centro de atención primaria, otro centro de atención especializada y un centro de mayores.