Las más de 70 vecinas y vecinos que reciben formación en los Centros de Educación de Personas Adultas (CEPA) Orcasur y San Fermin recibirán su última clase el próximo 24 de junio. La Consejería de Educación ha comunicado a la empresa Arje Formación, que contrata el personal docente, que rescinde el contrato con ambos centros educativos. Orcasur y San Fermín, dos de los barrios con menor renta per cápita y mayores índices de desempleo de la capital, se quedan así sin dos centros emblemáticos que, durante más de dos décadas, han dado formación básica a los mayores del barrio en aplicación del artículo 7.6 de la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), que garantiza el derecho de las personas adultas a “adquirir, actualizar, completar o ampliar sus conocimientos y aptitudes para su desarrollo personal y profesional”.

En el CEPA Orcasur, que abrió sus puertas hace 23 años, primero en un centro cultural y, desde hace ocho, en el Centro de Mayores Orcasur, una profesora imparte clase a 39 alumnos en tres turnos de dos horas cada uno. “El aula es específica para personas mayores y se adapta a su ritmo de aprendizaje y a sus necesidades de movilidad. Muestra de ello es que las personas del centro de día de la planta baja son acompañadas por las auxiliares o enfermeras a las clases por sus problemas de movilidad de manera que, en caso de que la escuela cierre, no podrían ir a otra por sus problemas de movilidad”, aseguran portavoces del centro.

También en la Escuela de Adultos de San Fermín, que imparte clases desde hace unos 22 años en el centro cultural del barrio, un profesor da clase a 35 alumnos repartidos en tres turnos de mañana y tarde. Entre ellos hay personas con discapacidad física y mental y vecinos de origen extranjero “cuyo proceso de integración se verá interrumpido y mermado” en caso de que la consejería de Educación clausure definitivamente el centro. Además de aprender “a leer, a escribir y a pensar –advierten– los mayores colaboran con el barrio. En concreto con el Colegio Público República del Brasil, cuyos niños consigan mejores resultados académicos gracias a la presencia de personas en el aula”.

El próximo lunes día 13 de junio representantes de ambos centros registrarán una carta en la sede de la Consejería de Educación (C/ Gran Vía 20) sobre las 10:30h para exigir el mantenimiento de ambas escuelas. “Si la consejera de Educación y la presidenta regional persisten en su empeño de cerrar las escuelas –advierten– iniciaremos las oportunas movilizaciones en colaboración con las asociaciones del distrito”.