Según el Consorcio Regional de Transportes, la parada permanecerá cerrada diez meses por “obras de refuerzo funcional”, un periodo en el que funcionará un servicio alternativo gratuito de autobuses entre el lugar y la siguiente estación de la línea, la del Henares.

Ante el nuevo incidente, la Plataforma de Afectados/as por las Obras de Metro de la Línea 7B, que agrupa a buena parte de las casi 200 familias que han sufrido desperfectos en sus casas con motivo del paso del suburbano, así como a asociaciones vecinales y otros colectivos sociales, ha manifestado hoy su “indignación por la nefasta información sobre un nuevo cierre del servicio”. “La falta de planificación o en su defecto la poca transparencia en la comunicación de obras en la mencionada línea pone de manifiesto, una vez más, la pésima gestión de la Comunidad de Madrid en resolver los problemas de la línea Metro-Este”, ha indicado en un comunicado difundido entre los vecinos y vecinas. “La sustitución del servicio en el tramo accidentado por un autobús que conecta ambas estaciones no resuelve los problemas de desplazamiento de los y las pacientes que acuden al Hospital del Henares”, puede leerse en el texto.

Esta mañana, representantes de la plataforma han mantenido una reunión para analizar la situación con el concejal de Planificación de San Fernando de Henares, José García Bejarano. “Con el fin de agilizar la reparación de viviendas y la finalización de otras, hemos solicitado al Ayuntamiento una reunión urgente con la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid para exigirles eficacia e información y expresar las molestias que están generando a los vecinos y vecinas”, informa el colectivo en su comunicado.

Hay que recordar que el pasado verano los ascensores de la estación del Hospital de Henares fueron clausurados de junio a septiembre como consecuencia de desprendimientos de tierra causados por filtraciones de agua. Ante la falta de información sobre los trabajos de reparación y la perspectiva de que las obras se prolongasen indefinidamente, varios cientos de personas se manifestaron el 10 de julio de 2019 para pedir soluciones.

Según la plataforma de damnificados, desde que se puso en marcha la línea 7B de Metro, en 2007, ha tenido que cerrar, entera o de manera parcial, hasta en diez ocasiones, y a día de hoy decenas de familias se encuentran a la espera de que la Comunidad de Madrid repare las grietas causadas por la actividad del suburbano. ¿Cuándo va a finalizar esta situación?