La rehabilitación de la Meseta de Orcasitas, en el madrileño distrito de Usera, fue incluida en el Plan de Rehabilitación 2009-2012 del Ministerio de la Vivienda y asumido y firmado por la Comunidad de Madrid. El plan contaba con una inversión de 32,7 millones de euros que sufragarían la Comunidad de Madrid (7,8 millones), el Ministerio de Vivienda (8,6 millones) y los propios vecinos.

El 4 de marzo de 2010 el gerente del IVIMA, Juan Van Halen, visitó el barrio y animó a los vecinos a realizar la obras de rehabilitación. Centenares de familias se lanzaron adelantar una media de 900 euros para acometer las obras de canalización de la calefacción. Todo ello en un barrio con unas tasas de paro alarmantes y una de las rentas per cápita más bajas de Madrid.

La Comunidad de Madrid recogió toda la documentación de los vecinos en un autocar propagandístico que situó en el barrio y se comprometió a tramitar las ayudas y a poner césped en el campo de fútbol del barrio. Años después, los vecinos siguen practicando deporte en el barro y las subvenciones adjudicadas siguen sin llegar.

Con independencia de la injusticia que supone dejar a cerca de 2.300 familias en la estacada, la Asociación Vecinal Meseta de Orcasitas se pregunta, “¿Qué han hecho con los 8,6 millones de euros que el Ministerio de Fomento entregó a la Comunidad de Madrid en concepto de subvención finalista para acometer el Plan de Rehabilitación Meseta de Orcasitas?

“No nos lo inventamos -asegura Eloy Cuéllar, presidente de la asociación vecinal-. La partida presupuestaria está consignada con el número 27.09.261N.752 e incluida en el convenio bilateral suscrito por el Ministerio de Vivienda y el Gobierno regional”. “¿Dónde está y a qué se ha destinado ese dinero?”, inquiere.

Las familias afectadas se concentraron el viernes 12 de diciembre a las 18h frente a la sede del Gobierno regional para exigir el inmediato pago de las ayudas concedidas. Portavoces del área de Vivienda de la Comunidad de Madrid aseguraron al diario El Mundo que están ‘trabajando unas partidas presupuestarias con Hacienda’ para resolver el problema.