Con el argumento de que la Policía Municipal no cuenta con los agentes suficientes para ese día ya que coincide con la llegada de la última etapa de La Vuelta, el Ayuntamiento ha enviado la comunicación a solo tres días de la prueba. La Junta indica literalmente en su carta que el evento “no ha sido autorizado por parte de la Jefatura de Policía, por no contar con los efectivos suficientes para cubrirlo, al llevarse a cabo en esa misma fecha, la etapa final de la vuelta ciclista a España”. Y añade: “lamentamos mucho no contar con la autorización, que no es sólo en cuanto a efectivos policiales, también hace referencia a la anulación o interrupción de servicios municipales de transporte, como son las líneas de autobús o el apoyo, de los servicios de limpieza, que suele tener todo evento”.

Esta negativa llega después de que más de 500 personas, de las cuales más de 100 son niños y niñas, se hayan inscrito a la prueba, y de que la entidad vecinal, como todos los años, tuviese todo preparado para su correcto desarrollo. E implica, a tenor de esta, “tres meses de trabajo de organización, compromisos, patrocinadores y, sobre todo, cientos de niños y adultos participantes de la carrera despreciados por la intención del Ayuntamiento de suspender esta carrera popular, una de las carreras populares más antiguas de Madrid, no, en vano, tiene 43 años de antigüedad, desde 1978”.

En un comunicado que acaba de hacer público, el colectivo organizador subraya “el agravante de que quince días antes nos habían asegurado que todo estaba perfectamente coordinado y no había ningún problema y [los responsables de la Junta] tienen conocimiento y las solicitudes de la carrera desde hace casi tres meses”. En diversas comunicaciones, además, representantes de la asociación trasladaron al Consistorio su temor de que la coincidencia del día del evento con el del final de La Vuelta Ciclista España pudiera ocasionar algún problema.

El inicio de la carrera popular de La Elipa estaba anunciada para este domingo a las 10:00 mientras que la caravana de La Vuelta no llegará a la capital hasta las 17:00.

“Cuando todos los preparativos de la carrera están hechos, con todo cerrado, organización, empresa cronometraje, compromisos, patrocinadores y participantes inscritos, nos parece una auténtica barbaridad y sinrazón y, por supuesto, un desprecio absoluto al barrio, al deporte popular y por supuesto a las personas que participan, entre ellos muchos niños ilusionados con la prueba”, sostiene la entidad vecinal en su nota, antes de añadir: “jugar con el trabajo de muchas personas implicadas y con la ilusión de los participantes nos parece de un maquiavelismo feroz, una barbaridad y de una profunda perversidad y de una mala intención impensable”.

“Si esta actitud irresponsable llega a producirse sería muy posiblemente la puntilla a una carrera popular que podría desaparecer después de 43 años de existencia”, alerta la Asociación Vecinal La Nueva Elipa, que con el apoyo cerrado de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) solicita al Ayuntamiento una rectificación urgente con el fin de que la prueba se pueda celebrar. La Nueva Elipa forma parte de la FRAVM y de la Unión de Carreras de Barrio, un espacio que agrupa a asociaciones vecinales y clubes deportivos que impulsan este tipo de pruebas en diversos distritos de la ciudad.