El impacto de la crisis en Leganés arroja cifras más que preocupantes: más de 17.000 personas están en situación de desempleo y más de 1.000 niños no pueden hacer tres comidas diarias. Lejos de reforzar los servicios públicos y sociales, las partidas presupuestarias para becas se han reducido, así como las aulas de infantil en escuelas como Jeromín y El Rincón. Se suman a estos recortes la clausura de las escuelas infantiles Verbena y Valle Inclán, la eliminación del segundo ciclo de la Escuela Lope de Vega y la ofensiva privatizadora de servicios de servicios municipales como el mantenimiento de los parques y jardines o el abandono al que son sometidas las familias en riesgo de desahucio de su vivienda habitual.

En este contexto y, con ocasión de la celebración de la fiesta nacional del 12 de octubre y de las fiestas de San Nicasio, el Ayuntamiento de la localidad ha organizado un acto de Juramento o Promesa a la Bandera de España para Civiles programado para el 18 de octubre para que los vecinos (solo los que tengan la nacionaldiad española) puedan “manifestar públicamente su compromiso con la defensa de España” y “afianzar los lazos de unión entre la sociedad y las Fuerzas Armadas”.

Un acto, en palabras de la Federación Local de Asociaciones Vecinales, “al más puro estilo franquista”. “¿Cómo es posible que se nos denieguen permanentemente recursos para dar solución a problemáticas como las descritas y se permitan organizar actos de estas características que, indudablemente, suponen un coste económico que saldrá de las arcas municipales?”, se pregunta.

Por todo ello, llama al conjunto de la población a no participar en este evento “que nada tiene que ver con los intereses de la ciudadanía” y a secundar “cuantas iniciativas de protesta se pongan en pie denunciando estos hechos”.