Hizo falta una prolongada movilización ciudadana para lograrlo, pero después de pelear la calle, la opinión pública y los despachos de los responsables políticos, las asociaciones vecinales de Villaverde consiguieron que en 1999 el popular barrio de San Cristóbal de Los Ángeles fuera declarado Área de Rehabilitación Integral (ARI). Muchas de sus casas, viviendas protegidas creadas en los sesenta con materiales baratos, se “caían de viejas”, ante la desesperación de un vecindario de rentas más que modestas. Tras la declaración del ARI, las tres administraciones se pusieron en marcha y hoy, una década después, el movimiento vecinal, con las asociaciones de este distrito y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), a la cabeza, puede celebrar como una importante conquista sus resultados. “Más allá de lo que ha supuesto en términos de participación vecinal, hay que destacar los resultados cuantitativos: de las 5.000 viviendas de San Cristóbal, a día de hoy se han rehabilitado 1.500 y a finales de 2011 habrán sido más de 2.000, y todo con dinero público”, ha indicado Vicente Pérez Quintana, responsable de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, que ha participado en las citadas jornadas conmemorativas. La Ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ha inaugurado esta mañana el encuentro, que ha tenido lugar en la sede del Área de Gobierno de Economía y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid y concluirá mañana. Junto a ella, además de otros altos cargos de su gabinete, han tomado la palabra la delegada de Urbanismo y Vivienda del consistorio, Pilar Martínez, el viceconsejero de Vivienda y Suelo de la Comunidad de Madrid, Juan Blasco, el director general de Gestión de la EMVS y la presidenta de la Asociación de Vecinos La Unidad de San Cristóbal, María del Prado de la Mata. Hay que destacar también la presencia de otros profesionales de la Comisión de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, como María Roces, y de dirigentes vecinales de otras asociaciones del distrito.

Además de los 1.507 hogares rehabilitados, el dinero invertido por el Ministerio de Vivienda (11,8 millones de euros), el Ayuntamiento (22,4 millones) y la Comunidad de Madrid (8,3 millones) ha servido para rehabilitar 52 locales, instalar 75 ascensores en fachadas, mejorar 90.000 metros cuadrados de calzadas, 177.000 de aceras y ajardinar otros 29.000 metros cuadrados. De los 43 millones de euros gastados hasta la fecha en San Cristóbal, 24,4 se han destinado a rehabilitación de viviendas. En la actualidad, la FRAVM se encuentra en plena negociación para que esta acción se extienda, en una nueva fase, a más familias del barrio.