La Asociación Vecinal de Carabanchel Alto ha hecho pública una denuncia en la que alerta sobre la preocupante situación que, por sexto año consecutivo, se repite en el lago del Parque de las Cruces. Con la llegada del buen tiempo y la subida de las temperaturas, crecen en sus aguas algas que acaban cubriendo gran parte de la superficie, un fenómeno que precede a la aparición de patos muertos en sus orillas. Según la entidad vecinal, el año pasado se llegaron a contabilizar 20 aves muertas.

“Este año todo el proceso se ha adelantado y ya están empezando a morir las primeras aves”, alerta el colectivo, por lo que solicita al Ayuntamiento una respuesta urgente. La entidad alertó de este problema a la Junta de Distrito de Carabanchel y al 010 hace más de quince días.

“Debido a la gran afluencia de visitantes que se reúnen alrededor del lago, desde la asociación de vecinos pedimos a los responsables municipales que, en primer lugar, analicen las causas de la mortalidad de las aves y si puede suponer un riesgo sanitario para los visitantes, y aseguren la salubridad de la zona. Y en segundo lugar, tomen las medidas necesarias para que esta lamentable situación no siga repitiéndose, evitando tener que vaciar el lago como han hecho en otras ocasiones”, indica la agrupación vecinal.

La asociación se pregunta por qué este fenómeno “lleva ocurriendo sólo en los últimos seis años, teniendo el parque y el lago una vida ya de 40 años, y por qué en las tres primeras décadas esto no sucedía”.