Vecinos y vecinas de los futuros barrios de El Cañaveral, Los Ahijones, Los Berrocales y Los Cerros, situados en el Sureste de la capital, han decidido sumarse al llamamiento realizado por el Movimiento del 15 de Mayo desde la Puerta del Sol para crear asambleas de barrio el próximo sábado 28 de mayo con una asamblea que tendrá lugar a las 12h en la Cuesta de Moyano. Allí tienen desde el pasado 1 de mayo su “cuartel general de campaña” los cooperativistas afectados por la presunta estafa de las gestoras Ofigevi y Gespozuelo. Y allí piensan seguir -amenazan- hasta obtener una respuesta de las administraciones a sus peticiones. Tal y como han hecho saber al alcalde de la capital y a la presidenta de la Comunidad de Madrid en sendas cartas enviadas el 17 de mayo, los cooperativistas se hallan “en un momento crucial. En el que si no hay una rápida acción por parte de sus administraciones, las cooperativas que aún siguen en marcha, están abocadas a la suspensión de pagos y en consecuencia, el desastre podría ser incalculable, porque estaríamos hablando de no sólo ya 7.000 afectados a día de hoy, sino que esta cifra podría multiplicarse por 3, lo cual, supondría un elevado número de ciudadanos madrileños sin techo, y con serias dificultades para conseguirlo”.

En estos momentos, después de 15 años de agónica espera, estas familias han abonado una media de 30.000 a 70.000 euros y no sólo se encuentran sin la casa que soñaron sino que no han podido recuperar las cantidades aportadas. Por ello, además de reclamar que se agilicen “al máximo” las querellas interpuestas contra las gestoras y aseguradoras que tienen responsabilidad en la estafa, demandan la ‘concesión definitiva de las licencias de simultaneidad para la zona más avanzada del Sureste, El Cañaveral, que estando urbanizada al 93%, se podría comenzar la construcción de las viviendas en breve”. En la citada misiva, la Asociación de Cooperativistas Afectados del Sureste de Madrid pide también “la expropiación convenida del suelo, y de la gestión en las cooperativas gestionadas por gestoras que a día de hoy nos siguen estafando” así como la “cesión y permuta de terrenos para, de esa manera, atender las necesidades de vivienda de los cooperativistas afectados de estafa del resto de los desarrollos del Sureste, permutando o cediendo suelo en Cañaveral o en cualquier desarrollo terminado”.