La ‘racionalización de la oferta de Bachillerato” anunciada por la consejera de Educación, Lucía Figar, y que se traducirá en la eliminación de las clases nocturnas en varios institutos de la región el próximo curso no ha gustado a las asociaciones vecinales.

De llevarse a cabo esta medida, al cierre del ciclo nocturno en los institutos San Cristóbal de los Ángeles (Villaverde), Jaime Vera (Tetuán) y a la reducción de grupos lectivos de noche en el IES Ginés de los Ríos, de Alcobendas, se sumaría la eliminación de las clases nocturnas en el centro Emilio Castelar de Carabanchel, un servicio que, como señala la Coordinadora de Asociaciones de Carabanchel en un comunicado, “se viene ofreciendo desde el nacimiento del centro, hace más de 30 años, con una buena aceptación por parte del alumnado, que en estos tiempos de crisis deberá seguir trabajando y estudiando por las noches cerca de sus domicilios”.

Los datos de escolarización del centro avalan esta afirmación: 126 alumnos están matriculados en las clases nocturnas (41 en el primer bloque; 31 en el segundo y 54 en el tercero, según datos aportados por los profesores del instituto a la agencia Europapress). “La Consejería de Educación, por tanto, está faltando a la verdad cuando asegura que el ajuste de la oferta de bachillerato se hace en base a la demanda -denuncia Lourdes Hernández, portavoz de la Coordinadora vecinal-. El instituto Emilio Castelar supera con creces el mínimo de 60 alumnos matriculados establecido por la Consejería para `salvar’ el horario nocturno. Parece, más bien, que el Gobierno regional está decidido a acabar con la enseñanza pública y ahora le toca el turno a la nocturna. Las asociaciones de Carabanchel no vamos a permitir que discrimine a las personas que deben compaginar sus estudios con un trabajo. No se entiende cómo en una época de crisis económica el Gobierno regional priva a muchos trabajadores del único recurso que les queda para mejorar su cualificación. Por eso, realizaremos cuantas movilizaciones sean necesarias en defensa de la educación pública”, advierte.