El proyecto definitivo de la llamada Operación Campamento aprobado esta mañana por los grupos municipales del PP, PSOE e IU de Madrid es el resultado de 20 años de negociaciones y dará lugar a un desarrollo con una superficie total de 2.110.206 m2, de los que 364.629 metros serán para zonas verdes, 204.411 para equipamientos sociales, 89.737 metros cuadrados para uso deportivo, 726.366 metros para viarios y 30.019 metros cuadrados estarán destinados para servicios de transporte. 21.400 viviendas ocuparán los terrenos de los cuarteles militares de Campamento, de las cuales 10.000 se construirán en la primera fase -el 70% de ellas con algún tipo de protección pública-, y 11.400 en la segunda. La operación contempla, asimismo, la construcción de un intercambiador junto a la estación de metro de Aviación Española, donde habrá un aparcamiento disuasorio para alrededor de 2.000 vehículos.

El proyecto aprobado en el pleno municipal celebrado esta mañana incluye la construcción de un túnel para soterrar la carretera de Extremadura (A-5) a su paso por el barrio de Batán, una antigua reivindicación de la AV Casa de Campo-Batán para poner fin a la contaminación acústica que el tráfico de la vía producía a su paso por el barrio. El subterráneo, de 2.600 metros de longitud, dará continuidad al de la avenida de Portugal y llegará pasada la M-511, la carretera con destino a Boadilla del Monte. La solución no satisface a la asociación vecinal, toda vez que deja un tramo de la vía en superficie que obligará a sus vecinos a seguir soportando ruidos que alcanzan los 80 decibelios.

Las 10.700 viviendas de la primera fase, sumadas a las más de 11.000 de la segunda y añadidas las 20.000 que Alcorcón construirá en su ensanche norte que hace frontera con Campamento, convertirá la zona en una de las más densamente pobladas de todo la ciudad precisamente en un distrito, el de Latina, que arrastra acusados déficit dotacionales. Ésta fue, precisamente, una de las preocupaciones que las asociaciones vecinales hicieron constar en las alegaciones presentadas al Plan Parcial del APR 10.02 Instalaciones Militares en enero de 2007, en las que reivindicaron la construcción, antes de la entrega de las viviendas, de los equipamientos distritales necesarios, entre ellos, un hospital público de referencia -que se sumaría a la petición de que el Hospital Central de la Defensa pase a la red sanitaria pública y a la construcción de un hospital en los terrenos de la cárcel de Carabanchel, así como las necesarias residencias públicas para la tercera edad, centros de salud, centros de especialidades…

Sumaban a éstos los equipamientos singulares necesarios para equipar la ciudad aprovechando la disponibilidad de suelo en el núcleo urbano, una aspiración que el plan parcial aprobado esta mañana no recoge desaprovechando así una ocasión única para promover un modelo de ciudad polinuclear y más sostenible.

A los previsibles problemas de movilidad que la llegada de nuevos vecinos provocará en el ámbito, hay que sumar el incremento del tráfico derivado de tres desarrollos urbanísticos que se ejecutarán en el municipio de Alcorcón: la construcción de 24.000 viviendas en el distrito Norte, de 8.096 viviendas en el distrito Sur, más la ciudad deportiva del Atlético de Madrid, que ocupará una superficie de 90.000 metros cuadrados. Todo ello multiplicará el número de coches que transitan diariamente por la A-5 de los 500.000 que circulan de media en la actualidad a los 800.000, un incremento que desbordará el cuello de botella que forma la autovía -curiosamente calificada como vía urbana- en el barrio de Batán.

Por todo ello, la FRAVM y la AV Casa de Campo-Batán han solicitado al Gobierno regional, al Ejecuitivo central y a los ayuntamientos de Madrid y Alcorcón que realicen un estudio medioambiental, de tráfico (nacional, regional y local) y de incidencia de los nuevos crecimientos previstos sobre el corredor de Extremadura y la A-5 en el barrio de Batán.