El 28 de junio de 1994, la Asamblea de Madrid aprobó otorgar a las 31.552 hectáreas de terrenos situados a lo largo del curso medio-bajo de los ríos Jarama y Manzanares la protección medioambiental derivada de su calificación como parque regional. Desde entonces, sin embargo, el Ejecutivo autonómico no ha hecho nada más para garantizar la conservación de unos de los espacios naturales más privilegiados de la región, que cuenta con fértiles llanuras cerealistas, numerosos humedales y lagunas y yacimientos arqueológicos y paleontológicos. Antes bien, ha aprovechado la falta de un Plan Rector de Uso y Gestión del parque -que debería haberse aprobado hace más de nueve años- para autorizar actividades incompatibles con la conservación de este espacio. Así, 14 años después de la creación del parque, a los viejos problemas no resueltos (contaminación de ríos, graveras en suelos incompatibles, caza ilegal, fitosanitarios…), hay que sumar los derivados de la explotación y restauración de las graveras, la caza en las zonas de mayor valor natural, el uso masivo de productos fitosanitarios en la agricultura… Muchos de estos “atentados ecológicos” han sido autorizados por la propia Junta Rectora del parque que, en su última reunión, celebrada en noviembre de 2007, aprobó la actividad de 28 graveras, 19 escombreras más o menos encubiertas, 8 instalaciones de tratamiento y recuperación de residuos y 7 operaciones de urbanización. El Gobierno Regional, por tanto, ha convertido el territorio protegido del Parque Regional del Sureste en la gran escombrera donde depositar los residuos del urbanismo madrileño, causando graves daños al entorno natural que, en muchos casos, tendrán que recuperarse con dinero público. Hartas de esta situación, las asociaciones que forman parte de la Plataforma Salvemos el Henares convocan, junto a otras organizacionse (ARBA, Asociación Ecologista del Jarama ‘El Soto’, Ecologistas en Acción, GRAMA, Jarama Vivo, la Plataforma Aire Limpio-Térmicas No, Plataforma Rivas Aire Limpio, SEO-Vanellus, WWF/Adena…) convocan una cadena humana para denunciar los “abusos, las mentiras y las ilegalidades” que el Ejecutivo regional comete en este privilegiado entorno natural. Las entidades vecinales y ecologistas del ámbito no descartan interponer “recursos ante los tribunales, el Defensor del Pueblo o la Comisión Europea” para impedir “que esta situación se prolongue por más tiempo”. Programa:11h: quedada en el Metro Rivas-Vaciamadrid pueblo

12h: Cadena humana sobre los cantiles de Rivas.

13h: Plaza del antiguo Ayuntamiento: lectura del manifiesto…