Esta se iniciará tras el verano en todas las zonas afectadas. Zonas como los PAU del Ensanche de Vallecas, Valdebebas y Sanchinarro, en los que sus asociaciones vecinales, recogiendo la inquietud de sus habitantes, han lanzado la voz de alarma en las últimas semanas ante la llegada de un nuevo sistema de recogida de residuos sólidos urbanos (RSU) realizada sin contar con su opinión.

En el encuentro, en el que ha participado el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos, Sabanés ha afirmado que no solo ha habido una comunicación deficiente con los barrios, sino que incluso son erróneos algunos datos de ubicación de los nuevos contenedores. Por ello, ha optado por retrasar la puesta en marcha del nuevo sistema. Antes, realizará acciones informativas y realizará una prueba en una ruta de cada uno de los barrios para poder testar su funcionamiento y recibir las opiniones y propuestas del vecindario, para después realizar correcciones y ajustes. Incluso se ha mostrado abierta a replantear el nuevo sistema, aunque está muy convencida de las mejoras que este va a suponer para los barrios, incluidos los PAUs.

Por otro lado, la delegada de Medio Ambiente ha subrayado que el nuevo modelo no supondrá una reducción de la plantilla del servicio de RSU, ya que los empleados que dejen de trabajar en los camiones serán reubicados para abordar nuevas tareas derivadas del sistema lateral de recogida.

“Los responsables municipales han mostrado sensibilidad ante las quejas vecinales y no esperaban el rechazo que se ha generado en determinados lugares. La reunión se ha desarrollado en un clima de entendimiento y de búsqueda conjunta de soluciones. Tendremos ocasión de evaluar todos los cambios entre septiembre y octubre”, ha afirmado Quique Villalobos al término del encuentro.