Muchos datos esclarecedores de la manera de hacer y enteder la política sanitaria por parte de la Comunidad de Madrid han sido recogidos en el informe “Los Lobbies en Sanidad 2020” elaborado por la iniciativa Auditoría Ciudadana de la Deuda de Sanidad (Audita Sanidad). Audita Sanidad presentó el estudio el pasado martes 31 de mayo, en un acto que sirvió como homenaje al doctor José María Ruíz-Giménez, fallecido en 2020. En el evento, al que asistió Quique Villalobos, presidente de la FRAVM, se recitó un poema y se hizo entrega de un bonsai a los familiares del recordado y admirado doctor.

Audita Sanidad en su informe revela que las adjudicaciones beneficiaron a unos cuantos poderosos lobbies, empresas privadas con influencia y presión en los organismos públicos. Los más favorecidos fueron Fundación IDIS, Fundación España Salud, ANEFP  y Farmaindustria.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, según los datos de Audita Sanidad, concedió el pasado año un 72,68% del dinero público a unas cuantas poderosas empresas que recibieron 759.968.907 euros de los 1.045.593.773 euros totales invertidos en la licitación pública, un porcentaje que ha ido creciendo en los últimos años ya que entre 2014 y 2017 la cifra se situaba en el 55,58% de media.

El informe de Audita Sanidad destaca dos demoledores ejemplos de este cuestionable modelo de financiación: el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal y el Hospital de Campaña IFEMA. El primero contó con 32 contratos por 77.194.426 euros a manos de alguno de los lobbies nombrados. El resto de los casi 124 millones  fueron a manos de empresas constructoras y de servicios, lobbistas de otros sectores, hasta generar un sobrecoste de casi el 180% respecto de lo presupuestado. En el Hospital de Campaña de IFEMA se gastó 87.596.776 euros a través de 227 adjudicaciones (un coste diario de casi 1,8 millones de euros) por 41 días de actividad.

En “Los lobbies en Sanidad 2020” se denuncia también que mientras la deuda acumulada ascendía a 34.604 millones de euros en 2020, un 148% del Presupuesto de la Comunidad de Madrid,  “el enorme caudal de dinero público adjudicado busca la medicalización de la vida y la mercantilización de la sanidad, merma recursos humanos públicos, los atrae hacia el sector privado, y acaba en manos privadas de estos lobbies a través de su influencia en las políticas públicas, de la utilización por medios lícitos o ilícitos de la Ley de Contratos del Sector Público, y de la política de precios abusivos en el sector farmacéutico”.

Acceso a la web de Audita Sanidad responsables del informe “Los Lobbies en Sanidad 2020”