De éxito total calificaron los delegados de las organizaciones que luchan contra la proliferación de la contaminación electromagnética el encuentro celebrado en Madrid el pasado 29 de junio para preparar la Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) que quieren lanzar para instar a los gobiernos de la UE a que reduzcan y controlen la exposición de la ciudadanía a los campos electromagnéticos.

En la reunión se dieron cita delegados de los colectivos de España, Suecia, Francia y Portugal promotores de la ICE mediante la cual quieren instar a que los países miembros de la Unión Europea adopten las medidas de la Resolución 1815 del Consejo de Europa, que reclama la necesidad de informar a la población de los riesgos de las tecnologías inalámbricas y de proteger a la población más sensible, como las personas afectadas por la electrohipersensibilidad (EHS) y los niños.

Los delegados y delegadas consensuaron el documento base para la preparación de la ICE, que será estudiado y adaptado por un equipo de abogados para su postserior registro. Los promotores se volverán a dar cita en Bruselas después del verano con la idea de lanzar la campaña de recogida del millón de firmas necesarias en 2014.