Rivas-Vaciamadrid alberga estos días la celebración del III Foro Social de las Migraciones. Los miembros de la AV Pablo Iglesias de la localidad han querido aprovechar esta circunstancia para repartir un comunicado dirigido tanto a los asistentes al Foro como a los medios de comunicación que cubren el evento. En el comunicado (*fichero adjunto), la entidad denuncia que “los vecinos de uno de los barrios del municipio que alberga el Foro estamos participando en una lucha dura contra la exclusión social por unas obras de rehabilitación por estética a la que nos vemos obligados a hacer frente y que está suponiendo el endeudamiento y el empobrecimiento de un sector muy importante del barrio y, lo que es peor, el peligro de embargo y de perder su propia casa para otro sector de vecinos. Y esto está pasando por la responsabilidad directa de la Mancomunidad de Propietarios y con la pasividad y la complicidad del Ayuntamiento de Rivas”.

Portavoces de la asociación señalan que esta mañana agentes de la Policía Municipal “nos han pedido un ejemplar para entregarlo a `la superioridad’” y les han advertido de que “tienen orden de intervenir en el sentido de tomarnos la filiación para, si procede, imponernos una sanción pecuniaria por reparto de propaganda no autorizada y que además nos serán requisados los comunicados”, un incidente que, a juicio de la entidad, constituye “un atentado a la libertad de expresión por parte del Ayuntamiento de Rivas”.

Historia de una reivindicación

La asociación actúa en representación de algunos vecinos afectados por los problemas derivados de un proceso de rehabilitación de 900 viviendas financiado con aportaciones económicas del Ayuntamiento de Rivas -entidad gestora-, de la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Vivienda.

Las obras de rehabilitación han provocado el descontento de un buen número de vecinos por muy deficientes pero, sin duda, lo que más quebraderos de cabeza está generando son las denuncias de las que han sido objeto 50 familias por no poder hacer frente al pago de las obras y la recepción de las primeras citaciones para juicio monitorio -donde se insta a los morosos a pagar las deudas-.

La asociación, que advierte que “la situación para muchas familias empieza a ser dramática”, pide la mediación del Ayuntamiento de Rivas, en tanto responsable de la entidad gestora, para paralizar las denuncias contra los vecinos y buscar un acuerdo con las comunidades de propietarios de manera que todos los vecinos puedan satisfacer sus pagos y, por otro lado, obligar a las empresas constructoras a corregir las graves deficiencias que se están produciendo en las obras.