“Durante este verano hemos sufrido de modo extremo algo que venimos padeciendo continuamente en los barrios de las márgenes del Manzanares de la zona sur de Madrid: olores como nunca, mosquitos y mosca negra cada vez más agresivos. No es demagógico decir que el olor ha sido de tal intensidad y persistencia que ha llegado a un grado de podredumbre que ha superado lo conocido”. De esta manera arranca la nota en la que, de manera enérgica, la entidad reclama el cierre definitivo de la instalación, así como el correcto mantenimiento de los márgenes del río Manzanares en su salida de Madrid. Con el fin de lograr estos objetivos, la entidad acaba de lanzar una campaña de recogida de firmas.

Muchas veces hemos exigido que se actúe en las causas: la falta de mantenimiento adecuado en los estanques de tormentas, las formas de tratamientos de lodos que huelen que apestan, la depuradora que es una instalación metida en el barrio, la suciedad de los márgenes del río, las plagas, etc. Todas estas causas se retroalimentan, pero se siguen sin atajar”, se queja el colectivo, que reclama una actuación de las dos instituciones responsables, el Ayuntamiento de Madrid y el Canal de Isabel II. “Uds. son los responsables de la depuración, de los estanques de tormentas, del tratamiento de lodos. Y de que se haga frente al desastre de lo que se está haciendo, dicho en claro pues ya estamos hartos de rodeos”, sostiene la asociación al dirigirse a la empresa de la Comunidad de Madrid. Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid debe obligar a esta a que “actúe, cumpla y no se esconda. Porque, aunque lo tenga que hacer el Canal, se trata de obligaciones municipales. Esto, además de las desinfecciones y otras actuaciones”, afirma.

“¿Cuándo van a resolver de una vez algo que si se tratara de la zona norte ni habría pasado ni habría quedado impune? ¿Por qué es distinto en la zona sureste?” se preguntan los vecinos y vecinas de San Fermín, antes de recordar el compromiso de cierre que la responsable de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid defendió en mayo de 2017 en las I Jornadas sobre el Parque Lineal del Manzanares. A tal fin, se creó una comisión municipal “que ya debería terminar su trabajo, pues después de más de un año no hay signos de resultados”.

La AV San Fermín demanda en su nota “que el Ayuntamiento y la Comunidad acuerden con las asociaciones de los barrios afectados un plan, pero sin demoras, con presupuesto para la eliminación de olores, plagas, suciedad, y solución a la incuria manifiesta en los estanques de tormentas y en el tratamiento de lodos”. Además, solicita al Ministerio de Fomento que “termine ya de una vez, y sin más largas, (¡llevamos dos años con ello!), el prometido estudio sobre las depuradoras para que el saneamiento cumpla la normativa europea de aguas y pueda desaparecer La China”.

En resumen, la asociación vecinal sugiere que el Ayuntamiento de Madrid lidere un proceso en el que se proceda al cierre definitivo de La China, se regenere la zona de olores, plagas y suciedad en el marco de un plan conjunto con la Comunidad de Madrid y se declare “toda la zona afectada al Río Manzanares como zona de especial protección medioambiental, con lo que eso exige de obligaciones, acciones e inversiones”.