Según la primera versión del Ayuntamiento de Madrid, el fuego tuvo lugar “en la parte del vertedero que se sitúa frente a la planta de Las Dehesas, en el exterior, fuera de la instalación”. Emergencias Madrid, por su parte, lo ubicó en unos pastos de la Cañada Real, algo difícil de creer pues la parte de la Cañada más cercana se encuentra a unos 800 metros de distancia de los vertederos y el color del humo no se correspondía con fuego de hierba y matojos, a tenor de la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas.

Tras analizar diferentes imágenes del suceso, el incendio parecía haberse generado en la ladera de un vertedero clausurado que se encuentra junto a las plantas de biometanización y clasificación de Las Dehesas y que en la actualidad sólo debería albergar labores de mantenimiento destinadas a la extracción del gas que aún genera en su interior. Este vídeo publicado en el perfil de twitter @madrid_seguro muestra como el incendio se consume en un vertedero en activo https://twitter.com/madrid_seguro/status/1277382092196909057?s=20

Ante las divergencias en las informaciones publicadas, la FRAVM se puso en contacto con el Ayuntamiento con el fin de resolver dudas y temores y solicitar una investigación para esclarecer “el origen del suceso, establecer si hubo negligencia en la operativa que lo provocó y si se guardaron las medidas de seguridad oportunas para evitar este tipo de accidentes que, por las características de la infraestructura, pueden ser enormemente peligrosos”.

A última hora de la tarde de ayer, el Consistorio informó a la federación vecinal que el incendio se había producido “en el frente de vertido, estando sofocado por completo y terminada la combustión interna”. Al parecer las condiciones de altas temperaturas y viento dieron lugar a una rápida propagación desde el foco inicial en el frente de vertido, “que fue contenido con acumulación de tierra a modo de barrera y sofocado con la intervención de Bomberos de Madrid”. El Ayuntamiento aún desconoce la causa exacta que ha ocasionado el incidente, que está siendo analizado, pero supone que en su origen se encuentra una concatenación de situaciones fortuitas, entre las que destaca la provocada por la climatología.

Por otro lado, el Gobierno local informó que lo que había ardido “es residuo municipal de la fracción resto, no peligroso y no tóxico”, una afirmación que por desgracia no se sostiene, ya que, tal y como asegura la asociación vecinal del Ensanche vallecano, “todo humo es tóxico, más aún si se trata del procedente de la fracción resto, que es una mezcla de todo tipo de materiales que pueden contener barnices, pinturas, plásticos, pañales, etc. que, evidentemente, al quemarse, producen compuestos altamente tóxicos”.

Tanto esta entidad como la FRAVM celebran la rápida actuación de Bomberos de Madrid, que consiguieron sofocar y extinguir en poco tiempo un incendio que podía haber tenido dramáticas consecuencias. No podemos evitar pensar en el reciente incendio en el Vertedero de Zaldibar y sus funestos resultados. “En el Ensanche de Vallecas vivimos con el temor continuo a lo que pueda suceder en el Parque Tecnológico de Valdemingómez y sus consecuencias directas a nuestra salud. El tratamiento informativo de este accidente por parte del Ayuntamiento, con una sucesión de informaciones falsas o, cuando menos, erróneas, ha puesto de manifiesto la falta de un protocolo de actuación para este tipo de contingencias, lo que nos parece del todo intolerable”, indica la asociación vecinal en una comunicación dirigida a la población de su barrio.

Por todo lo anterior, haciendo suyo el parecer del colectivo vecinal, la FRAVM exige al Ayuntamiento de Madrid el diseño de un protocolo de comunicación y actuación ante cualquier accidente en el PTV, que incluya los siguientes elementos:

  • Información veraz en tiempo y forma mediante un canal específico, que contemple un sistema de avisos al vecindario y consejos de seguridad a seguir (como por ejemplo evitar las actividades al aire libre, cerrar las ventanas, etc.)
  • Seguimiento sanitario de las consecuencias de cualquier accidente en las poblaciones colindantes, no sólo en aquellas de Madrid capital.
  • Mediciones de gases contaminantes y tóxicos, con acceso público a los resultados de manera inmediata.
  • Investigación de oficio de cualquier accidente con acceso público a los resultados de manera inmediata.

Imagen: Ayuntamiento de Madrid