A finales del pasado mes de agosto los vecinos y vecinas de Morata de Tajuña se toparon con la desagradable sorpresa de la instalación de una estación base de telefonía móvil en el número 40 de la calle Juan Carlos I. Operarios de la compañía Orange levantaron en dos días una estructura compuesta por tres antenas en un inmueble de dos plantas del casco antiguo. A continuación, la camuflaron con una cubierta que se asemeja a una chimenea.

Tras la instalación y ante la preocupación generada en el vecindario por los riesgos para la salud de este tipo de infraestructuras, se pidieron explicaciones al equipo de Gobierno municipal, que respondió que contaba con la preceptiva licencia municipal. Pero la cosa no debía de estar del todo clara, pues el 4 de septiembre la Junta de Gobierno Local suspendió de forma cautelar la actividad de la estación de telefonía “por existir riesgo ambiental y no ajustarse la misma a las prescripciones legales”.

Del movimiento de oposición a la estación de telefonía ha surgido la Plataforma Vecinos Antena No, de la que forma parte la Asociación Vecinal de Morata, que está llevando a cabo diversas actuaciones con el fin de que la instalación sea trasladada fuera del casco urbano. “El tamaño del casco urbano y la orografía del municipio lo permiten”, sostiene la plataforma en un comunicado.

Este colectivo ha promovido hasta el momento asambleas informativas, confección de carteles y pancartas, reuniones con expertos y grupos políticos, pegada de carteles, reparto de octavillas y una campaña de recogida de firmas. En este marco, el presidente de la plataforma, David Sánchez, entregó ayer en el Ayuntamiento de la localidad las 3.043 primeras firmas contra la estación de telef

onía. Hace unas semanas, los responsables de la Comisión de Antenas y Contaminación Electromagnética de la FRAVM se reunieron con la plataforma para trasladar su experiencia en este campo y mostrar su apoyo expreso.

“Lo que queremos es forzar una negociación entre Orange y nuestro Ayuntamiento para la retirada de las antenas y su ubicación fuera del casco urbano”, resume la Plataforma Antena No en una nota que ha hecho pública con motivo de su próxima acción, una concentración en la Plaza Mayor de la localidad.

La manifestación tendrá lugar este domingo, 28 de octubre, a las 13:00, y en ella el colectivo vecinal espera “contar con el apoyo de todos los morateños y morateñas”. Si atendemos a la movilización de estos días, y a las decenas de pancartas y carteles que se pueden ver en todos los rincones de este municipio de más de 7.000 habitantes, el éxito está asegurado. “El pueblo unido puede lograr que se desinstale está antena y evitar que en el futuro se puedan colocar otras en el caso urbano. Por un pueblo limpio y saludable. Os esperamos”, finaliza el comunicado de la plataforma.

La demanda de la vecindad de Morata se enmarca en la batalla por erradicar las antenas de telefonía móvil de los cascos urbanos o reducir su potencia de radiación, siguiendo lo aconsejado por el Consejo de Europa en resoluciones como la 1815, de 27 de mayo de 2011, de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, que pone en el centro el llamado “principio de precaución”, algo imprescindible para proteger la salud de la población.