La elevada y variada participación en el encuentro de ayer da fe de la preocupación existente en los barrios del distrito sureño ante el incremento, en los últimos meses, de acciones de índole fascista, racista, homófobo y xenófobo, que en ocasiones tienen lugar con el pretexto de legítimas reivindicaciones vecinales. Acciones que no pueden normalizarse ni quedar impunes en ningún lugar, pero mucho menos en un distrito tradicionalmente hospitalario, acogedor y solidario como Usera.

Las personas que se congregaron en el Centro Cultural de Orcasitas representaban a entidades vecinales, deportivas, culturales, de mujeres, infantiles y sociales de los siete barrios del distrito, pero también a servicios comunitarios de dinamización vecinal, participación infanto-juvenil, convivencia intercultural y salud y a algunas mesas del Foro Local. Todas ellas tienen algo en común: están muy preocupadas y comprometidas por mejorar la convivencia, la seguridad y los servicios públicos del distrito. Y defienden una “Usera diversa, tolerante y multicultural que apuesta por fórmulas democráticas de participación y reivindicación”, en palabras de una de las participantes en la asamblea.

Los colectivos barriales acordaron hacer público en los próximos días un comunicado que sirva a arranque de una campaña ciudadana por la tolerancia. Una iniciativa que también persigue sensibilizar a los medios de comunicación para que aborden la realidad de Usera en toda su riqueza y complejidad, y no “alimenten únicamente una imagen negativa y con tintes criminales del vecindario”.

De esta manera, entidades de otros ámbitos pero con implantación en los siete barrios del distrito se han unido ahora a las asociaciones vecinales en su batalla contra la intolerancia, después de que estas hicieran público en el último pleno de la Junta Municipal, que tuvo lugar el pasado mes de octubre, un manifiesto en el que rechazan “el insulto personal, la amenaza y la agresión como método para exigir demandas vecinales”. Puedes leer su texto completo aquí.