Nos resulta del todo inconcebible que el Gobierno regional continúe desoyendo las recomendaciones de las y los expertos sanitarios, que piden actuaciones más contundentes para detener el avance de la pandemia, e ignore el grito de protesta de los barrios confinados, que ayer pudo escucharse en actos ante más de 50 centros de salud de toda la región. Una vez más, el Ejecutivo de Díaz Ayuso recurre a la soberbia a la que por desgracia nos tiene tan acostumbrados para continuar adelante con unas medidas que se ceban especialmente con los barrios populares y trabajadores. Lugares como Orcasitas, Amposta, Vicálvaro, Campo de Paloma o Alcorcón, que forman parte de esta segunda fase de confinamientos selectivos.

Incapaz de reconocer sus errores en la gestión de la crisis sanitaria de la Covid-19, empeñada en poner a la economía por delante de la salud de la población, la Comunidad de Madrid continúa su temeraria huida hace adelante, a riesgo de que en los próximos días nuestro maltratado sistema sanitario se colapse por completo y volvamos a revivir los momentos más duros de la primera oleada. ¿Y cómo recuperar la economía si caemos en una crisis sanitaria como la de marzo, que nos obligará a vivir confinados y confinadas en nuestros domicilios no solo en Madrid capital sino en toda la Comunidad de Madrid?

Por otro lado, nos preguntamos para qué ha servido la impactante puesta en escena organizada el pasado lunes en la Puerta del Sol de Madrid para acoger el encuentro entre el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Hoy hemos asistimos atónitos y atónitas a la falta de acuerdo existente entre el Ejecutivo regional y el Ministerio de Sanidad en las medidas y recomendaciones para frenar la pandemia en Madrid. ¿Cómo es posible que mientras Salvador Illa sugiere ampliar las restricciones de movilidad a toda la capital Isabel Díaz Ayuso defiende los nuevos confinamientos como las “medidas adecuadas”? ¿Para esto ha servido el grupo de cooperación entre las dos administraciones, ese “gran paso” que se activó esta semana para doblar la curva?

Volvemos a pedir a nuestros gobernantes que dejen a un lado los intereses partidistas y piensen en el bienestar los ciudadanos y ciudadanas, y pongan por delante su salud y no la economía, tomando todas las medidas que sean necesarias para reforzar la sanidad y los servicios públicos, pues solo de esta manera podremos salir de esta grave crisis, y hacerlo sin que nadie se quede atrás.

Nos preocupa, y mucho, que las dos administraciones tengan tantas dificultades en llegar a acuerdos para mejorar la respuesta sanitaria y preventiva, la protección de las residencias de mayores, la educación, los servicios sociales o el transporte público y ningún problema para ampliar el contingente policial y militar que deberá actuar en las áreas de confinamiento. “Menos banderas y más enfermeras”, “Menos policía, y más PCR” se gritaba ayer en las protestas ante los centros se salud.

El Movimiento por la Dignidad del Sur es reprimido
En este marco, rechazamos la nefasta actuación policial que tuvo lugar en la tarde de ayer frente la Asamblea de Madrid, al término de una protesta vecinal ante el Centro de Salud Ángela Uriarte de Vallecas, y que provocó cuatro detenciones y varias personas heridas. Esta no puede ser la respuesta de la Administración a la rabia y desazón de las gentes que padecen las consecuencias de unos confinamientos que segregan y estigmatizan. Por ello, nos adherimos al nuevo manifiesto que hoy hacen público las asociaciones vecinales de los barrios del Sur y el Este de Madrid, en el que llamamos a la solidaridad con las y los jóvenes represaliados.

“¿Dónde estaba el dispositivo policial de Núñez de Balboa o de la plaza de Colón cuando cientos si no miles de personas se manifestaban sin mascarilla y hacinadas negando la pandemia? ¿Por qué ante protestas pacíficas en los barrios del sur de Madrid, que cumplen las medidas de seguridad, en donde todas las manifestantes acuden con mascarilla y se guardan las distancias, asistimos a cargas policiales desproporcionadas y detenciones arbitrarias? ¿Por qué somos los barrios del sur de la ciudad quienes estamos confinados de manera selectiva y a la vez somos objeto de la represión policial?”, puede leerse en el manifiesto, cuyo contenido íntegro puedes leer en el siguiente enlace.