La Plataforma en Defensa de Madrid Central, integrada por más de 90 colectivos sociales, la FRAVM entre ellos, celebra la decisión de mantener las sanciones, anteponiendo la protección de la salud y el medio ambiente frente a los intereses particulares de los automovilistas. La medida cautelar llega tras sendos recursos presentados por entidades de la Plataforma (Ecologistas en Acción y Greenpeace) admitiendo medidas cautelarísimas para el primero de ellos.

“La existencia de deficiencias en el sistema de multas debe ceder ante la protección a la salud y al medio ambiente. Lo primero que debe destacarse es que ante una medida dirigida a la protección del medio ambiente como es Madrid Central, el Acuerdo municipal no ofrece ninguna alternativa para suplir la supresión de la zona de bajas emisiones, ni justifica tampoco que la misma haya sido ineficaz o haya producido un daño mayor del que trataba de evitar, ello en el plano medioambiental. La protección a la salud y al medio ambiente son principios que deben regir la actuación de los poderes públicos, y en este caso es exigible en mayor medida dado que se está suprimiendo una actuación tendente a proteger ambos bienes constitucionales, sin ofrecer alternativas ni medidas opcionales”, sostiene el titular del juzgado número 24 en su fallo, para alegría de la plataforma.

Reunión entre el Delegado de Medio Ambiente y la Plataforma

Por otro lado, esta mañana representantes de la Plataforma han mantenido una reunión con el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, acompañado del concejal del distrito Centro, José Fernández, y de la Dirección de Sostenibilidad y Control Ambiental. Esta reunión se produce tras el primer encuentro que la Plataforma mantuvo con el alcalde José Luis Martínez-Almeida y la primera teniente Begoña Villacís a comienzos de mes.

En la reunión de hoy se han tratado con mayor profundidad técnica las demandas que la Plataforma considera imprescindibles para garantizar la calidad del aire. En primer lugar se ha reclamado que no se rebaje Madrid Central, una medida que se ha demostrado efectiva, pudiendo mejorar y simplificar el régimen de acceso siempre que no suponga un aumento del tráfico en la ciudad. Con este fin se ha pedido recuperar los grupos de trabajo de la Mesa de Seguimiento de Madrid Central, a lo que el Ayuntamiento ha accedido y se ha comprometido a convocar dicho órgano antes de que finalice el mes de julio.

A pesar del compromiso adquirido y el tono receptivo de la reunión, desde el Ayuntamiento se sigue sin adelantar cuáles son las modificaciones en estudio sobre Madrid Central y sobre la Ordenanza de Movilidad en su conjunto, cuyas líneas generales serán públicas “después del verano”. Sí han transmitido que los cambios legales en la normativa se harán “a través del trámite administrativo correspondiente”, mediante debate y votación en el Pleno y con los periodos de información pública y alegaciones correspondientes; un trámite que “será largo” y en el que el Ayuntamiento ha invitado a participar a las organizaciones de la Plataforma.

A día de hoy, la Plataforma en Defensa de Madrid Central supera las 90 organizaciones adheridas, entre las que figuran entidades ecologistas, vecinales, sociales, médicas y profesionales madrileñas.