Además, hace un llamamiento “a todos los partidos políticos” para que “se sitúen por encima de quienes quieren hacernos retroceder en derechos y debates que la sociedad española tiene absolutamente superados”.

La FRAVM, que forma parte de la CEAV junto a más de 100 federaciones y confederaciones que agrupan a su vez a más de 3.000 entidades, suscribe el comunicado de la Red Estatal de Mujeres Vecinales, y anima a la ciudadanía madrileña a secundar los actos que tendrán lugar hoy y esta semana en la Comunidad de Madrid con motivo del 25N. Tas participar esta mañana en varios actos oficiales organizados por el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad y el Ayuntamiento de Madrid, la directiva de la FRAVM asistirá a la manifestación que a iniciativa del Foro de Madrid Contra la violencia hacia las Mujeres, comenzará esta tarde a las 19:00 en el Paseo del Prado de la capital. La federación ha alentado a sus asociaciones a difundir esta marcha feminista en sus barrios con el fin de que sea, al menos, tan multitudinaria como la del año pasado.

Este es el comunicado íntegro de la Red Estatal de Mujeres Vecinales

El movimiento vecinal ante un nuevo 25N

Estamos ante un nuevo 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y este año 2019 se ha convertido en una fecha especialmente reivindicativa.

Hemos vivido uno de los peores ciclos de violencia machista de nuestra historia reciente, con la cifra de asesinatos más elevada desde 2011. Una cifra que solo a finales del pasado mes de octubre ya superaba el total de víctimas de todo 2018. Concretamente a día de hoy 51 mujeres han sido asesinadas en lo que va de 2019.

Sin duda, este hecho no es casual. El avance de la ultraderecha que pone en cuestión y niega la realidad de la “violencia machista” tiene consecuencias absolutamente devastadoras. Negar esta realidad supone reforzar la idea de que el motivo de la violencia es “personal” cuando se trata de la máxima expresión de una violencia ejercida sobre las mujeres que impregna todos los ámbitos de la vida. Por ello, las mujeres del movimiento vecinal pedimos que no solo sean contabilizadas las víctimas asesinadas por sus parejas o exparejas, sino que también se tenga en cuenta la cifra de mujeres violadas o asesinadas por machistas, por el mero hecho de ser mujeres, una cifra que llegaría hoy a 90 asesinatos tal y como se publica en feminicidio.net.

El movimiento vecinal organizado lleva años reclamando no solo un Pacto de Estado contra esta lacra, un pacto que se coloque por encima de las diferencias partidistas, sino un Pacto de Estado que actúe con recursos y de manera estable. Este 2019 pedimos a todos los partidos políticos que se sitúen por encima de quienes quieren hacernos retroceder en derechos y debates que la sociedad española tiene absolutamente superados.

El 25N, además, se convierte en una fecha clave para señalar la necesidad de reforzar la perspectiva feminista ante un sistema judicial patriarcal, como demuestran resoluciones como la que salía a la luz en A Coruña a principios de este mes. Se trataba del caso de un hombre condenado a solo 9 años por violar sistemáticamente a su hija de 8 años. Casos que no encabezan los telediarios pero que golpean duramente la vida de nuestros barrios y municipios. Casos, a su vez, que requieren de una respuesta social masiva que permita la reconsideración de los delitos. Pues la reconsideración de la sentencia de “La Manada” de “abuso sexual” a “violación” solo ha sido posible con una movilización histórica… y que aún nos parece insuficiente.

Pero además, no queremos que se atienda solo a esta dimensión, la violencia física, queremos acuerdos, leyes, normas, que entiendan que la cuestión feminista es una cuestión de Derechos Humanos. Que otros temas capitales como el control de la pornografía resultan urgentes. La pornografía hoy se ha convertido en una escuela de formación de “manadas” a través de la difusión masiva de la violencia sexual hacia la mujer normalizada en las redes. Queremos sentirnos seguras, nos queremos vivas. Solo una sociedad capaz de reconocer el problema y luchar unida por encima del electoralismo y el partidismo, podrá avanzar en derechos, podrá profundizar su democracia.

Gritamos unidas,

¡Queremos barrios y pueblos libres de violencias machistas!

Queremos barrios e vilas libres de violencia machista!

Indarkeri matxistarik gabeko auzo eta herriak nahi ditugu!

Volem barris i pobles lliures de violències masclistes!

¡Queremos barrios y cais llibres de violencies machistes!

¡Mos pilrarían barrius puebrus libris delas bruteas delos machus!