De todos es sabido que el nivel de estudios está íntimamente relacionado con la renta. Que el capital cultural de una persona depende, en buena medida, de su condición socioeconómica, una conexión cuya intensidad depende en buena medida de la desigualdad social existente en su lugar de residencia. Y aquí, España es campeona de Europa. Según el último informe sobre empleo de la Unión Europea, que fue publicado la semana pasada, nuestro país se encuentra a la cabeza en desigualdad por renta y salarios en la UE. Así, mientras en la Unión el 20% de las personas más ricas gana cinco veces más que el 20% más pobre, esta diferencia se eleva en España hasta seis veces y media más, siendo solo superados por Bulgaria y Rumanía. En la base de esta desigualdad se halla otro dato alarmante: el 13% de los trabajadores son pobres, es decir, su salario no alcanza para cubrir las necesidades alimentarias y los suministros básicos (gas, agua, electricidad). El informe europeo desvela también que España es el segundo país con la tasa de abandono escolar más elevada de la UE.

Si ponemos el foco en la ciudad de Madrid, esta desigualdad tiene una traducción territorial innegable. Como hace cuarenta años, los distritos del sur y el este de la ciudad siguen siendo campeones en rentas y salarios bajos, riesgo de pobreza, abandono escolar y “educación insuficiente”. Según datos del Ayuntamiento de Madrid de enero de 2017, si atendemos a la variable “nivel de estudios”, el 31,8% de la población mayor de 25 años de Puente de Vallecas no sabe leer o escribir, carece de estudios o no ha completado la enseñanza primaria, un porcentaje que en Usera es del 29,6% y en Villaverde del 29,1% de la población. En el otro extremo de la tabla se encuentran Chamartín (7,1%), Salamanca (7,7%) y Chamberí (8,2%), distritos que acumulan también el mayor porcentaje de vecinos con estudios universitarios. Así, el 56,9% de las personas mayores de 25 años de Chamartín posee estudios superiores. En segundo lugar aparece Chamberí, con un 56,5% y en tercero Salamanca, con un 55,9%. La cola en porcentaje de habitantes con este nivel formativo la ocupan de nuevo los tres distritos sureños citados: Puente de Vallecas (12,5%), Villaverde (13,5%) y Usera (13,7%).

Con objeto de abordar esta desigualdad, un grave problema al que sin duda han contribuido el incremento de las tasas universitarias y la implantación del Plan Bolonia y su sistema de master, la Asociación de Vecinos Independiente de Butarque (AVIB) y la Plataforma por la Educación Pública de Villaverde impulsan una interesante charla coloquio que tendrá lugar el próximo miércoles 29 de noviembre a las 18:30 en el local de la entidad vecinal (C/ Estefanita 58-60).

El acto se desarrollará con el siguiente programa:

Titulitis: ¿Por qué los hijos de clase alta se forman y los de la clase trabajadora se sobrecualifican? Por Enrique Mesa García, profesor de Filosofía del IES El Espinillo.
El Plan Bolonia: la adaptación de la universidad al nuevo mercado de trabajo. Por Manu Desviat Belinchón, profesor de Filosofía.
Barrio y universidad. Por Miguel Rodríguez, politólogo y presidente la AV La Unidad de Villaverde Este.

Modera: Violeta Fajardo Martín, profesora colaboradora dra. de universidad.

Foto Álvaro Minguito / Diagonal