Frente a las declaraciones de miembros del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que justifica la reducción de las Rentas Mínimas de Inserción (RMI) hablando de la recuperación económica y que gracias a ella muchas familias han abandonado la situación de pobreza, nosotras, desde RMITuDerecho seguimos acompañando o somos personas que viven el maltrato institucional a la hora de ejercer su derecho a tener garantizado el acceso a recursos básicos de subsistencia y apoyo para la inserción laboral y social.

Un maltrato que se concreta en cosas como tramitaciones interminables de solicitudes que afectan a familias sin ningún ingreso; requisitos rocambolescos que impiden a las familias ejercer de forma ágil este derecho; suspensiones que no son comunicadas en tiempo y forma; y en la falta de personal en los Servicios Sociales que genera una situación de indefensión ante las suspensiones y otros requerimientos.

Lejos de compartir la visión triunfalista sobre las políticas de promoción social del Gobierno de la Comunidad de Madrid, creemos que en los dos últimos años todo ha empeorado: los gobiernos de Cifuentes-Garrido han impuesto, sin cambiar las normas, una gestión restrictiva, arbitraria, irregular, cruel, cínica y oscurantista de la RMI. Niegan, suspenden o quitan la RMI a familias que la necesitan, sin explicaciones, con argumentaciones falsas o insensatas o con exigencias descabelladas imposibles de cumplir.

Por ello, el 22 de enero convocamos una concentración en la Puerta del Sol, ante la sede del Gobierno regional, para visibilizar que:
#EsPobreza ya que la política social del Gobierno de la Comunidad de Madrid crea exclusión y marginación.

#EsPobreza que en 2019 no se incremente la cuantía de la RMI y de los complementos (congelada desde 2016) cuando el IPC en la Comunidad de Madrid ha sido un 2,6%.

#EsPobreza que se rebaje la cuantía de la renta mínima cuando dos o más familias perceptoras de RMI se ven obligadas a compartir vivienda.

#EsPobreza que mientras el Gobierno regional acosa a las personas afectadas éstas tampoco encuentren asesoría y apoyo en unos Servicios Sociales municipales faltos de medios humanos y materiales.

#EsPobreza que en 2018 sólo se aprobaron 1 de cada 4 nuevas solicitudes de RMI cuando en 2016 eran 1 de cada 2.

#EsPobreza el gran aumento de familias expulsadas de su casa por no poder pagar el alquiler, sin medios para alquilar otra y sin alternativa habitacional.

#EsPobreza que, pese a que 1 de cada 4 rentas mínimas tienen como titular a una mujer con cargas familiares no compartidas, esas familias estén siendo tratadas con peculiar saña.

#EsPobreza que la pobreza severa en Madrid casi se ha triplicado desde 2008, rebasando ya las 500.000 personas, mientras la RMI sólo llega a unas 85.000 (27.000 familias).

#EsPobreza que desde la concentración que convocamos el pasado mes de junio, nada haya mejorado. Ningún político ha escuchado a las ciudadanas y ciudadanos más empobrecidos de nuestra comunidad.

Por ello salimos a la calle, actuamos para defender juntas el derecho a la vida digna de todas, en el marco de la lucha de las personas y familias ninguneadas por este Gobierno regional.