Retiro, Chamberí, Salamanca o Centro son algunos de los distritos más afectados por la concentración de terrazas, donde sus vecinos y vecinas quieren y necesitan que se recupere la calidad de vida de sus barrios y no solo que se cumpla la normativa actual. No consienten que se reduzca el espacio peatonal y las plazas de aparcamiento para instalar terrazas y se muestran contrarios a que se establezcan terrazas permanentes en aceras, bulevares y calzadas. La vecindad exige que los permisos extraordinarios concedidos con motivo de la Covid-19 no se prorroguen más allá de la fecha comprometida por el Consistorio, que era el próximo 31 de diciembre.

El descontrol de terrazas que se ha producido en los dos últimos años ha provocado que el espacio común se reduzca de manera notable. Así, el terreno ocupado por las terrazas en el barrio de Ibiza ha crecido un 40% en los últimos meses con la consecuente degradación del entorno, la reducción del espacio común y el aumento de suciedad y de contaminación acústica y lumínica. Precisamente la asociación vecinal de esta zona, la AV de Retiro Norte, con la ayuda de la AV Los Pinos de Retiro Sur, ha recogido en las últimas semanas 2.500 firmas en papel de vecinos y vecinas que piden la clausura de las terrazas covid, unas rúbricas que se han entregado esta mañana en el registro municipal.

Ante las graves consecuencias que provoca la saturación de las terrazas, la FRAVM ha solicitado la retirada del proyecto de modificación de la Ordenanza de Terrazas, ya que solo beneficia a la hostelería, en un contundente y argumentado escrito de alegaciones presentado ayer lunes. La Federación sostiene que si el proyecto siguiera adelante tendría que recoger multitud de cambios para que se garantizara el descanso y la movilidad peatonal de los vecinos y vecinas

Entre las medidas que se han propuesto como alegaciones, recogiendo las demandas de la vecindad, se encuentra la orden del cierre de las terrazas en horario nocturno, la supresión de las estructuras fijas (veladores) y las estufas, la eliminación de las terrazas en bandas de aparcamiento y la prohibición de las asociadas a los food truck.

Las firmas de los vecinos y vecinas entregadas hoy exigen que se respete el espacio público y que las autoridades actúen de manera contundente contra el ruido y todos los trastornos que ocasionan las terrazas. Está en juego la convivencia vecinal y la salud y el descanso de los vecinos, que siguen soportando el ruido y el descontrol de las terrazas y de algunos locales de hostelería.

Todas las movilizaciones y protestas de los vecinos y vecinas se apoyan en una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que sostiene que muchos barrios de la ciudad se están convirtiendo en barrios a modo de parque temático en vez de ser los lugares habitables y de convivencia que deberían ser y que siempre han sido.