Este curso, la iniciativa se desarrollará en tres nuevas zonas: Ambroz (Vicálvaro), Zofío (Usera) y la UVA de Hortaleza. Sus dinamizadores y dinamizadoras juveniles estarán también presentes en cinco barrios que repiten proyecto: Buenavista-Carabanchel Alto, Los Cármenes (Latina), Butarque (Villaverde), Ascao-Pueblo Nuevo (Ciudad Lineal) y Amposta (San Blas-Canillejas). En estos lugares, que han sido elegidos por sus índices de vulnerabilidad social y desequilibrio territorial, continuarán su labor de fomento de la participación, el asociacionismo, la organización y la autogestión juveniles, así como del ocio saludable.

Impulsar la prevención de conductas adictivas y de riesgo en la población juvenil (como las apuestas, el consumo de alcohol y otras drogas y la participación en grupos violentos) es otra de las líneas esenciales de “El Barrio Más Joven”. En este campo hay que destacar el importante trabajo de análisis, sensibilización y prevención sobre bandas violentas desarrollado el curso pasado, un periodo en el que tuvimos que lamentar sucesos de extrema gravedad, algunos de los cuales finalizaron con la muerte de varios chicos.

“En El Barrio Más Joven entendemos la prevención como el conjunto de acciones que tienden tanto a detectar y reducir los factores de riesgo, como a potenciar los factores de protección y que deben tener un carácter educativo. Al fomentar entre la población juvenil herramientas de autogestión y organización en base a sus necesidades y demandas fomentamos este importante fin del proyecto”, indica Gonzalo Gárate, su coordinador.

Con un enfoque innovador, donde se busca que los y las jóvenes sean en todo momento los protagonistas, el proyecto se desarrolla desde diferentes espacios de participación y de desarrollo comunitario, como sedes de asociaciones vecinales, locales de asociaciones juveniles y centros juveniles. Sus dinamizadoras y dinamizadores acompañan a los y las jóvenes en procesos de crecimiento y empoderamiento, siempre a través de la escucha activa y la motivación.

En su marco se han puesto en marcha torneos deportivos, festivales de jóvenes artistas, estudios de grabación, talleres de rap, acciones de carácter social y solidario, excursiones, jornadas de debate, encuentros intergeneracionales, programas de radio. Una de las herramientas de trabajo esenciales de las y los dinamizadores para conectar con sus protagonistas, pero también para llegar más lejos, son las redes sociales, sin dejar de lado el trabajo presencial individualizado y en grupo, a través de talleres, encuentros o campañas de sensibilización. El Barrio Más Joven. Reunión de grupo de jóvenes en Carabanchel

En su última edición, que finalizó en mayo, sus dinamizadores organizaron 342 actividades a lo largo de 6 meses de trabajo en las que participaron 6.330 personas. Gracias a su labor, se han creado 39 nuevos grupos de jóvenes.

Estos datos corroboran sin duda el positivo impacto de este proyecto, no sólo en la juventud de los barrios en los que se realiza esta intervención, sino también en el conjunto del vecindario, el personal técnico de las Juntas Municipales de Distrito y los agentes sociales. Y dan fe del cumplimiento de uno de sus principales objetivos: promover la participación e implicación de la juventud en el tejido asociativo y comunitario y en órganos institucionales de participación ciudadana.

No hay que olvidar, además, que “El Barrio Más Joven” contribuye a mejorar la imagen de la juventud, alejando la percepción social de la gente más joven como fuente de conflicto social.

Una nueva edición de “El Barrio Más Joven” ya está aquí. “Los y las jóvenes vuelve a salir a nuestros barrios para hacerse oír y colaborar a hacer barrio, porque ellas y ellos también son vecindad y necesitamos seguir construyendo barrios intergeneracionales y solidarios”, resume Gonzalo Gárate, responsable del proyecto impulsado por la FRAVM, INJUCAM y Scouts de Madrid.

Si quieres saber más cosas de “El Barrio Más Joven” te invitamos a visitar su sitio web: www.barriomasjoven.net