Retiro vuelve a movilizarse contra un proyecto de macroparking. Después de lograr, hace algo más de un año, la paralización del aparcamiento de un millar de plazas que el Ayuntamiento de Madrid tenía previsto construir en la avenida Menéndez Pelayo, ahora la Asociación Vecinal de Retiro Norte lanza una campaña contra el macroparking proyectado en el Hospital Universitario Niño Jesús. Y, en este marco, en solo tres días ya ha logrado recoger casi 6.000 firmas (5.843 a las 13:00 de hoy) a través de una petición que se encuentra en el portal Change.org (si todavía no has firmado puedes hacerlo aquí).

La solicitud de paralización del nuevo aparcamiento va dirigida a la Comunidad de Madrid, administración responsable del centro hospitalario y del proyecto, que contempla la construcción de 808 plazas en cuatro plantas subterráneas, bajo un nuevo edificio sanitario de tres plantas. La iniciativa ya ha salido a concurso y se prevé su adjudicación en estos días. “No dudamos de la idoneidad de abrir un nuevo edificio para los servicios sanitarios del hospital, pero el aparcamiento previsto está sin duda sobredimensionado, máxime si tenemos en cuenta que en la zona existen aparcamientos en superficie y subterráneos que no están saturados”, sostiene la entidad vecinal.

El nuevo aparcamiento atraerá más coches a la zona, y por tanto más contaminación acústica y atmosférica, además de problemas de movilidad, factores que se dan de bruces con la conservación y preservación del conjunto que forman el edificio y los jardines del actual Hospital Niño Jesús, que data de 1881 y desde 1995 tiene la calificación de Bien de Interés Cultural (BIC 40). Y no solo. Por estos motivos, el parking puede poner en peligro un bien del Paisaje de la Luz del Patrimonio Mundial de la UNESCO, contraviniendo las recomendaciones de esta institución de la ONU.

“La gran profundidad del aparcamiento y la proximidad a los edificios actuales, datados de 1881 y construidos de ladrillos, tanto la estructura arquitectónica (estilo mudéjar) como sus revestimientos decorativos, afectarán al BIC40. El aparcamiento sólo podrá ejecutarse con muros pantallas a base de pilotes que, en su construcción, al golpear y percutir, producirán daños en los edificios del BIC40, afectaciones insoportables a los niños pacientes alojados en el hospital, al Colegio Público Escuelas Aguirre, al vecindario y al Centro de mayores Pío Baroja, colindantes” sostiene la entidad vecinal en una carta que envió el pasado 19 de enero a la Subdirección General de Protección del Patrimonio Histórico de la UNESCO en la que solicita la paralización del concurso del proyecto urbanístico. La misiva, firmada por el responsable de Medio Ambiente y Movilidad de la asociación vecinal, José María García Bernardo, fue enviada con copia al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid, así como al Ministerio de Cultura.

El pasado mes de diciembre las organizaciones Amigos de los Jardines del Buen Retiro, la Asociación Española de Paisajistas, el Club de Debates Urbanos, Ecologistas en Acción, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), Investigart y Madrid Ciudadanía y Patrimonio enviaron otra carta al Consejo Cívico y Social convocado por el Ayuntamiento de Madrid para asesorar y promocionar la candidatura del Paisaje de las Artes y las Ciencias del Retiro‐Prado como Patrimonio Mundial, para expresar su preocupación por el macroaparcamiento subterráneo y pedir al Consistorio que manifieste su rechazo.