En esta ocasión, la Asociación Vecinal Independiente de Butarque (AVIB) y las AMPAs de los colegios El Greco, Ausias March y Los Rosales y del instituto Juan Ramón Jiménez llevarán hasta la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid su petición de construcción urgente de un nuevo centro de secundaria. Para ello, han citado al vecindario a las 11:00 a las puertas del IES Juan Ramón Jiménez, que se encuentra en el número 15 de la calle Estefanita. Desde allí se desplazarán hasta la Consejería de Educación en tres autobuses, y en el caso de que estos se llenen, también en el tren de Cercanías. A las 12:00 se concentrarán ante el número 32 de la calle Alcalá.

La comunidad educativa de Butarque ha decidido salir de nuevo a la calle tras constatar que el único instituto del barrio no podrá absorber el curso que viene la demanda de plazas existente. “El pasado 10 de diciembre, en una reunión con la Consejería de Educación, se reconoció por primera vez que el IES Juan Ramón Jiménez no tendrá capacidad suficiente para escolarizar a todo el alumnado que comienza en septiembre la etapa de secundaria y que es necesaria la construcción de un nuevo instituto. Mientras tanto tienen intención de crear un centro “fantasma”, un IES jurídico sin edificio propio, trasladando al alumnado a algún colegio con aulas libres fuera del barrio”, sostiene AVIB en una carta que ha hecho llegar a sus vecinos y vecinas.

Si tenemos en cuenta que para construir un nuevo centro escolar es necesario, en primer lugar, modificar el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid con el fin de lograr una parcela con capacidad para acogerlo, y que en este caso ni siquiera existe presupuesto, proyecto o acuerdo de cesión de suelo con la Comunidad de Madrid, “este trámite podría tardar cuatro o cinco años siendo muy optimistas”. “No estamos ante un problema puntual que afecta al alumnado de sexto de primaria, sino que es algo que afectará a casi todos los niños y niñas que estén actualmente en primaria”, aclara la asociación. Es decir, al alumnado de los tres colegios adscritos al Juan Ramón Jiménez: Los Rosales, Ausias March y El Greco.

Ante este problema, el pasado 17 de enero las AMPAs de estos tres centros, junto a la asociación vecinal del barrio, acordaron en una asamblea iniciar una campaña de movilizaciones para exigir la construcción de un nuevo instituto público en las parcelas educativas del UZP 1.05 del Plan Parcial Villaverde-Barrio de Butarque. “Nos negamos a cualquier solución, aunque sea temporal, que pase por obligar a nuestros hijos e hijas a estudiar fuera del barrio”, sostienen las convocantes de la manifestación de este domingo, que con el alquiler de los tres autobuses citados buscan “simbolizar las tres clases de 1° de ESO que ya no caben en el barrio y que, según la Consejería, saldrán fuera” el curso que viene.

Las cuatro entidades han invitado a las familias afectadas a acudir, el próximo viernes, 24 de enero, al local de AVIB, para preparar la decoración de los autobuses, así como pancartas, carteles y otro material para la concentración. Tras la protesta, el 6 de febrero acudirán al pleno de la Junta Municipal de Villaverde para apoyar la presentación de una proposición destinada a que “se inician los trámites para acondicionar las parcelas educativas de forma que sea posible la construcción del nuevo instituto”.

En el marco de la campaña, que en redes sociales se identificará con el asunto #OtroInstitutoEnButarque , AVIB abrió hace dos días una petición en el portal Change.org que ya lleva recogidos 1.120 apoyos. Se encuentra en esta dirección.

“La experiencia de estos años, y la situación de otros barrios de reciente creación que todavía no tienen centros educativos, nos sigue demostrando que la única manera de que la Comunidad de Madrid construya los equipamientos públicos necesarios es a través de la movilización de la gente. Si lo pueden evitar, como han intentando en la reunión mantenida, engañándonos, nunca construirán otro instituto en Butarque, poniendo en riesgo y vulnerando la educación de miles de niñas y niños condenándoles a estudiar fuera del barrio. Debemos hacer todo lo posible por evitarlo”, concluyen las AMPAs y la asociación vecinal del barrio.