La noche del pasado miércoles, el techo del centro de Atención Primaria de Prosperidad, situado en el número 99 de la calle Canillas, se ha derrumbado y el sótano ha sufrido inundaciones.

La rotura de una tubería parece ser la causa de la inundación y del derrumbe. Pero ésta es la tercera vez que el centro sufre desperfectos que obligan a clausurar parte de sus instalaciones. El mes pasado las deficiencias motivó que se tuvieran que cerrarse dos consultas y parte de las instalaciones del centro de salud. Esta situación provocó las denuncias de los vecinos y vecinas del distrito y del personal sanitario del centro de salud.

La Comunidad de Madrid, que tiene desde varios meses antes noticia de las deficiencias en las instalaciones del centro de salud, no ha tomado desde entonces .

El centro de salud ha tenido que ser clausurado y como primera medida se ha trasladado a los sanitarios y se han derivado las citas pendientes al centro de salud de la calle Baviera en la Guindalera.

Desde la asociación vecinal Valle-Inclán, como usuarios y usuarias de este centro de atención primaria y de la Sanidad Pública, quieren mostrar su solidaridad con el personal sanitario y con los profesionales que llevan meses sufriendo y denunciando las deficiencias estructurales del centro de salud de la calle Canillas.

“Sabemos que las molestias y retrasos de citas no son responsabilidad de los sanitarios sino de la Comunidad de Madrid que no ha cursado las obras necesarias para mantener el Centro” sostienen desde la asociación vecinal Valle-Inclán. La vecindad exige también la reparación urgente del Centro de Prosperidad y la vuelta inmediata de profesionales y pacientes para evitar sobrecarga en el personal y molestias a la vecindad ya que el centro asignado está lejos y mal comunicado.