Izquierdo, con el beneplácito del alcalde de Alcalá de Henares y presidente de la mancomunidad, Javier Rodríguez Palacios, ha encontrado la solución más simple al problema de la saturación del vertedero de esta localidad: llevar su basura a la macroplanta que gestiona el Ayuntamiento de Madrid.

La AV Parque Henares, que pertenece a uno de los municipios de la Mancomunidad del Este y que por tanto está directamente afectado por la situación del vertedero de Alcalá, asegura que el presidente de la mancomunidad y la Consejería de Medio Ambiente “llevan cuatro años mareando la perdiz, sin tomar decisiones para solucionar la colmatación del actual vertedero”, y que es precisamente esta inacción la que “nos ha llevado a una situación límite”.

A pesar de que entiende la gravedad del problema (hablamos de “230.000 toneladas anuales de residuos”), la asociación vecinal de San Fernando comparte con las y los vallecanos que “Valdemingómez no es la solución”. “Después de todo el trabajo realizado para elaborar un plan de eliminación progresiva de la incineración, que concluirá con el cierre definitivo de la incineradora en 2025, con estos nuevos vertidos se puede arruinar la posibilidad misma del plan”, asegura el colectivo vecinal, que coincide con la asociación del Ensanche vallecano en que la solución se debe enmarcar siempre en la estrategia de “Residuos Cero”.

“Todos debemos exigir a los que nos gobiernan que tienen que poner en marcha YA una estrategia dirigida a la reducción de residuos, la recogida selectiva, la separación de materia orgánica, etc. , una estrategia que incluya todas las medidas que son necesarias y que, además, marca y exige la Unión Europea”, subraya la entidad de San Fernando de Henares.

Desde que conocieron las pretensiones del consejero, los vecinos y vecinas del Ensanche de Vallecas, que llevan más de diez años padeciendo las emisiones contaminantes de la incineradora de Valdemingómez y los malos olores de otras plantas de tratamiento de residuos del parque tecnológico, están en pie de guerra. Lo están, como siempre, con su asociación vecinal a la cabeza, que, como sostiene desde hace meses, no va a permitir que se traigan más residuos al “sobreexplotado complejo de Valdemingómez”. Por ello, ha realizado un llamamiento al vecindario “a estar más unido que nunca en contra de esta aberrante posibilidad y a estar dispuesto a las movilizaciones que sean precisas, para impedir que nuestro barrio sea considerado el sumidero de los problemas de residuos de cualquier otro territorio”.

En el comunicado que hizo público la semana pasada y que puedes leer aquí, el colectivo barrial pide “al Ayuntamiento de Madrid que se oponga frontalmente a recibir más residuos, así como a trabajar con sus vecinas y vecinos para impedir que la Comunidad de Madrid nos use como rehenes para tapar sus errores medioambientales”. A su vez, exige al Gobierno regional “que busque soluciones a los problemas de residuos de la Mancomunidad Este dentro del territorio de dicha mancomunidad, atendiendo a las necesidades de sus vecindarios, desde un enfoque respetuoso con el medio ambiente de residuos cero, que no es sino lo que debió hacer desde el minuto uno de esta legislatura”.