La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), la coordinadora de asociaciones vecinales del barrio de Valdezarza, CGT, IU, PSOE, UJCE, PCE, Mujer y Progreso… organizan una semana de lucha contra el inminente cierre del hospital Puerta de Hierro y en defensa de la Sanidad Pública.

El citado hospital, creado en 1964, cuenta con 498 camas y es el hospital de referencia del Área 6, que comprende los distritos sanitarios de Majadahonda, Collado Villalba y Moncloa.

La construcción, por parte de la Comunidad de Madrid, del hospital de Puerta de Hierro, en Majadahonda bajo la fórmula de Iniciativa de Financiación Privada supondrá el cierre del hospital público Puerta de Hierro.

Según la información proporcionada por la Comunidad de Madrid, el Puerta de Hierro de Majadahonda abrirá al público con 878 camas (794 de hospitalización y 84 de internamiento de día), esto es, 380 más que el centro actual, para dar servicio a unos 650.000 madrileños de los distritos de Moncloa-Aravaca, Casa de Campo, Ciudad Universitaria y varias localidades más del área noroeste de Madrid y de la Sierra de Guadarrama, una cifra que, en base a los desarrollos urbanísticos previstos, alcanzará los 800.000.

Las organizaciones convocantes de la semana de lucha contra el cierre del hospital Puerta de Hierro señalan que las vecinas y vecinos de la Comunidad de Madrid no pueden permitirse el lujo de cerrar sus instalaciones ya que el nuevo centro hospitalario no garantiza la cobertura sanitaria a todos los usuarios de la zona. Piden, por tanto, al Gobierno regional que garantice el funcionamiento del actual hospital Puerta de Hierro para hacer frente al incremento de la demanda sanitaria.

Iniciativa de Financiación Privada

Las organizaciones vecinales, sociales, sindicales y políticas que han hecho frente común ante el cierre del hospital denuncian, asimismo, que la Iniciativa de Financiación Privada elegida por el Gobierno regional como fórmula de gestión del nuevo hospital Puerta de Hierro supone transferir la propiedad y el control de los servicios sanitarios a las compañías privadas, los bancos y los accionistas, un modelo que el Reino Unido adoptó hace diez años y que está siendo seriamente cuestionado incluso por sus promotores. La Iniciativa de Financiación Privada (IFP) forma parte de un sistema en el que la Administración se inhibe de la construcción del hospital, de su mantenimiento y de la provisión de servicios auxiliares (limpieza, lavandería, catering…), en este caso durante un periodo de treinta años.

La experiencia inglesa indica que las IFP son significativamente más caras que el modelo tradicional. Hasta cuatro veces más caras. Por un lado, porque el erario público puede siempre prestar dinero a más bajo coste que el sector privado y, por otro, porque los accionistas de las empresas privadas del consorcio adjudicatario, en este caso, Dragados (ACS), Sufi (Sacyr) y Bovis Lend Lease, esperan dividendos. En el Reino Unido, los niveles de beneficio rondan el 15%. Cantidades millonarias que se sustraen al pago de los servicios sanitarios.

Es posible, por tanto, que las vecinas y vecinos de Madrid que, con su lucha, conquistaron los servicios públicos y los mantienen gracias a la cotización social y el pago de los impuestos deban pagar, pues, un precio extra por la construcción de los nuevos hospitales que, por experiencia probada, resultan hasta cuatro veces más caros y son planificados no para atender las necesidades de la población (la Comunidad de Madrid no ha dado a conocer los estudios que justifican la necesidad de construir los nuevos hospitales en las ubicaciones elegidas) sino para desarrollar aquellas actividades que no supongan riesgos económicos para las empresas adjudicatarias y que aseguren tasas de retorno elevadas y beneficios elevados. Para ello, suelen trasladar a los centros públicos las más costosas y complicadas como cirugía compleja, quemados… La ciudadanía madrileña no puede ignorar que los hospitales acogidos al modelo privado suponen un riesgo mayor para este tipo de pacientes. Además, en los hospitales IFP los costes de estacionamiento de automóviles y de determinados servicios, como teléfono, televisión… que deben abonar los pacientes o sus familiares son mucho más elevados que en los centros públicos.

Los representantes de las organizaciones convocantes de la semana de lucha recuerdan, asimismo, que las condiciones laborales del personal de las empresas son más precarias que las del sector público, generando desmotivación, provisionalidad y pérdida de la calidad asistencial.

Por todo ello, esta semana llevarán a cabo diversas acciones dirigidas a exigir el mantenimiento del hospital Puerta de Hierro y la gestión pública del hospital de Majadahonda, como una recogida de firmas de los vecinos del ámbito afectado y la convocatoria de una manifestación que, con esos objetivos, se desarrollará el próximo sábado 15 de diciembre a las 17h. desde la calle Isla de Oza hasta el hospital Puerta de Hierro.