La Unión UVA de Vallecas, La Colmena de Santa Eugenia y la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas emitieron su nota el pasado 28 de diciembre, un día después del acuerdo del Consistorio de acoger “temporalmente” los residuos que hasta esa fecha se depositaban en el vertedero de Alcalá de Henares. “Ya está, se ha consumado la amenaza que sobrevolaba Vallecas desde hace dos años y que hasta ahora, gracias a la movilización vecinal, habíamos sido capaces de parar”, arranca el texto sobre una decisión que califican de “injusta” y “antidemocrática”. No en vano, recuerdan, “por dos veces, en diciembre de 2018 y octubre de 2019, el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Madrid se ha pronunciado en contra de admitir los residuos que ahora Almeida acepta con los brazos abiertos. Resulta inconcebible que en democracia un alcalde se sitúe por encima del bien y del mal y tome una decisión contraria a la adoptada por los representantes de la ciudadanía”, apostillan.

En los últimos meses, la vecindad de Villa de Vallecas, el distrito más afectado por las emisiones de Valdemingómez, que las sufre desde hace décadas, se ha movilizado de forma intensa contra la llegada de más basura al parque tecnológico. Ha protagonizado varias manifestaciones en la calle y registrado más de 5.000 firmas. Y ahora, sus asociaciones vecinales, con el apoyo cerrado de la FRAVM, no piensan tirar la toalla, pues eso supondría renunciar al cierre de la incineradora del parque tecnológico, una de las instalaciones contaminantes más peligrosas de la región.

“José Luis Martinez Almeida, Javier Rodríguez Palacios, Isabel Díaz Ayuso, Begoña Villacís, Paloma Martín, Borja Carabante y demás representantes públicos, desde hoy tenéis a Vallecas en frente y vais a saber, antes que después, que no aflojamos. Vamos a recurrir a la justicia, seguiremos en las calles, en las redes sociales, en los medios de comunicación, en las instituciones y donde sea. Porque aquí no se rinde nadie. Este es un barrio unido que, sin duda, conseguirá la solidaridad de todo Madrid y acabaremos forzándoos a dar marcha atrás”, aseguran en el comunicado.

El 29 de diciembre tuvo lugar una concurrida asamblea ciudadana en el Parque Lola Camarena en la que se decidió intensificar las movilizaciones contra la llegada de la basura de los municipios del Henares, a pesar de que esto comenzó a realizarse apenas unas horas después del anuncio realizado por el alcalde de la capital. La protesta de los vecinos y vecinas de Vallecas también se hizo muy visible en las llamadas Preuvas de Nochevieja y en la San Silvestre vallecana del pasado 31 de diciembre.

Las tres asociaciones vecinales de Vallecas Villa han realizado un llamamiento “a todas las personas, asociaciones, entidades y colectivos de Madrid a adherirse” al citado comunicado, “para defender Vallecas y Madrid de este atropello social y ambiental. Este es el enlace al formulario de adhesión Y aquí podéis ver listado de personas y entidades que ya se han sumado.

A continuación reproducimos el comunicado íntegro:

Las Asociaciones Vecinales de Villa de Vallecas: La Unión de Vallecas, La Colmena de Santa Eugenia y PAU del Ensanche de Vallecas emitimos el siguiente comunicado tras la decisión del Ayuntamiento de Madrid de aceptar los residuos de la Mancomunidad Este:

Ya está, se ha consumado la amenaza que sobrevolaba Vallecas desde hace dos años y que hasta ahora, gracias a la movilización vecinal, habíamos sido capaces de parar.

El ayuntamiento de Madrid ha accedido a que la Mancomunidad del Este traiga a Valdemingómez sus más de 200.000 toneladas de residuos anuales. Nada le han importado a Almeida las más de cinco mil firmas recogidas contra este despropósito, ni las dos recientes manifestaciones en las que las vecinas y vecinos de Vallecas hemos salido masivamente a defender nuestra salud de la agresión que significa seguir quemando y quemando basura, porque parece que Vallecas está para eso.

La Vallecas que otrora fuera el granero y cantera de M

adrid, hoy es para estos señoritos del norte esa parte de la ciudad al servicio de la ciudad que no importa, porque quienes viven allí no son ciudadanos de pleno derecho, sino vasallos prescindibles, canjeables ante cualquier eventualidad que le surja al alcalde.

La decisión de ayer es una decisión injusta. Injusta para Vallecas porque llevamos décadas recibiendo la basura de todo Madrid e innecesaria porque la Mancomunidad del Este tiene su vertedero de Loeches terminado para acoger residuos. Es incomprensible que la Comunidad de Madrid, que permite a diario el vertido de aguas fecales en el río Guadarrama, el crecimiento sin fin de la montaña de vidrio en el vertedero incontrolado de Ajalvir o el vertido de basura sin tratar en Pinto, Alcalá, Colmenar e incluso del propio Valdemingómez, se ponga exquisita ahora y en una supuesta situación de emergencia sanitaria no permita verter basura sin tratar en el vaso terminado de Loeches. Paloma Martín e Isabel Díaz Ayuso, al alimón, recurren a la ley para traer más basura a Vallecas mientras hacen caso omiso de la misma para desatender verdaderas emergencias ambientales que a diario asolan el territorio madrileño.

Aceptar los residuos de la Mancomunidad Este es una decisión antidemocrática, porque por dos veces, en diciembre de 2018 y octubre de 2019, el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Madrid se ha pronunciado en contra de admitir los residuos que ahora Almeida acepta con los brazos abiertos. Resulta inconcebible que en democracia un alcalde se sitúe por encima del bien y del mal y tome una decisión contraria a la adoptada por los representantes de la ciudadanía. Si ese es el respeto que el alcalde y su delegado Carabante tienen por las decisiones del pleno ¿a qué seguir con la farsa? elimínenlos y hagan lo que parece que les gusta más, tomar decisiones desoyendo a la ciudadanía, a sus representantes e incluso a sus propios compañeros de gobierno que, a la vista está, carecen de peso específico suficiente para que el alcalde les tenga en cuenta.

La realización de un estudio epidemiológico en la pasada legislatura, demostró que en el Ensanche de Vallecas TRIPLICAMOS la cantidad de dioxinas y furanos en comparación con la calle Montesa del distrito Salamanca. Dioxinas y furanos son sustancias cancerígenas y bioacumulativas producidas por la incineración de residuos. Las vecinas y vecinos de Vallecas y de Rivas llevamos más de 20 años acumulando dioxinas y furanos en nuestro organismo. El Ayuntamiento de Madrid, con su decisión, está comprometiendo el cierre programado de la incineradora para 2025, es decir, está comprometiendo la salud de las madrileñas y madrileños a quien se supone que debería defender, por quien se supone, debería gobernar. Y, claro está, no lo vamos a consentir. Vamos a seguir reclamando y luchando contra quien se oponga al cierre de esa maldita incineradora y tengan por seguro que lo conseguiremos.

Señalar también que la decisión de ayer, abre la puerta a que cualquier territorio traiga su basura a Vallecas. A partir de hoy, día de los inocentes, cualquier munícipe que no quiera enfrentarse a sus responsabilidades sobre sus residuos, ya sabe que en Madrid su alcalde cede cuando le ponen ante el precipicio de los hechos consumados. Javier Rodríguez Palacios y los alcaldes de sus 31 municipios han forzado premeditadamente la situación. Sabían que el vertedero de Alcalá tenía una fecha de colmatación, lo sabían desde hace muchos años y en todo el pasado mandato no hicieron absolutamente nada para buscarle una sustitución a tiempo. No implantaron la recogida separada de residuos orgánicos, no dedicaron presupuesto suficiente para tener terminada a tiempo la planta de Loeches, no recurrieron a fondos europeos para obtener financiación y resolver el problema, tampoco les dio por buscar una gestión diferente y respetuosa con el vecindario y el medio ambiente. Se limitaron a dejar pasar el tiempo para llevar la situación al extremo del chantaje de la emergencia sanitaria. Y les ha funcionado. Ahora, los otros dos presidentes de Mancomunidades, también del partido socialista, ya saben el camino que han de seguir para doblar el brazo a Madrid. Sobre Vallecas se cierne la mayor de las amenazas posibles, la de ser sine die el vertedero de la Comunidad de Madrid.

Pero esto no les va a ser tan fácil a ninguno de ellos. José Luis Martinez Almeida, Javier Rodríguez Palacios, Isabel Díaz Ayuso, Begoña Villacís, Paloma Martín, Borja Carabante y demás representantes públicos, desde hoy tenéis a Vallecas en frente y vais a saber, antes que después, que no aflojamos. Vamos a recurrir a la justicia, seguiremos en las calles, en las redes sociales, en los medios de comunicación, en las instituciones y donde sea. Porque aquí no se rinde nadie. Este es un barrio unido que, sin duda, conseguirá la solidaridad de todo Madrid y acabaremos forzándoos a dar marcha atrás. Las asociaciones vecinales de Vallecas, sus AMPAS, las asociaciones ecologistas, juveniles, culturales, de mujeres, deportivas y de todo tipo, vamos a plantaros cara hasta conseguir que esos residuos desaparezcan de Vallecas, vamos a cerrar la maldita incineradora y vamos a conseguir, mal que os pese, que el Sur de Madrid, Vallecas, Vicálvaro, Villaverde, Usera, etc sean la ciudad que nos negáis. No vamos a consentir seguir siendo tratados como ciudadanos de tercera. Lo vais a ver pronto.

AV La Unión de Vallecas, AV La Colmena de Santa Eugenia y AV PAU del Ensanche de Vallecas

Fotos: AV PAU Ensanche de Vallecas