La Asociación Vecinal de Sol y Barrio de Las Letras organiza una manifestación que a las 12:00 saldrá de la puerta del viejo equipamiento sanitario, que se encuentra en el número 5 de la calle Alameda, y desde allí se dirigirá a la calle Huertas, la plaza de Matute y la calle Atocha, para descender hasta Antón Martín y de allí tomar la calle Santa Isabel. Tras regresar a Atocha, el cortejo enfilará las calles Fúcar y Almadén, para finalizar en Gobernador.

De esta manera, la entidad vecinal volverá a reclamar al alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, que cumpla su palabra y proceda, tal y como prometió en la pasada campaña electoral, a ceder a la Comunidad de Madrid parte de este edificio para albergar el Centro de Salud de Alameda y a habilitar otra parte para abrir ¡la primera biblioteca en el barrio de Las Letras! y otras dotaciones. El colectivo también solicita que el nuevo equipamiento sanitario lleve el nombre de “Doctor Manuel Garrido”, en honor a un médico que, trabajador del Centro de Salud de Alameda, falleció la pasada primavera como consecuencia de la Covid-19.
Esta petición “se la vamos a recordar cuantas veces haga falta hasta que cumpla su compromiso, su palabra” asegura la agrupación vecinal, antes de añadir: “no estamos dispuestos a que se lleven fuera del barrio el centro de salud, y tampoco que se ceda el edificio de Gobernador 39/Paseo del Prado 30 a nadie: este edificio es para usos dotacionales de los vecinos y vecinas, empezando por el centro de salud”.

La asociación alerta de que la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid “están planificando el traslado del centro de salud a un espacio privado que está ubicado en el distrito de Arganzuela”. De producirse este cambio, las más de 22.000 personas de los barrios de Embajadores y Letras adscritas al equipamiento de la calle Alameda estarían obligadas a desplazarse fuera de su zona para recibir Atención Primaria. De ellas, el 14% son mayores de 65 años y el 8% menores de 14 años.
Pero “¿por qué trasladar el centro de salud fuera del barrio y del distrito cuando el Ayuntamiento dispone de un edificio de su propiedad, a unos cien metros de distancia? ¿Por qué alquilar un nuevo edificio, con el enorme gasto que esto supone, si el Ayuntamiento puede cedérselo a la Comunidad de Madrid?” Un edificio, por ende, que ha tenido uso sanitario casi toda su existencia. Primero, desde 1936, fue Casa de Socorro, combinando este uso en los años ochenta con la Tenencia de Alcaldía y la Conserjería de Juventud. Después pasó a ser Centro Madrid Salud Retiro hasta 2014, compaginando en esta última etapa el uso sanitario con el cultural, al ser escuela de idiomas y también sede de la UNED, recuerda la entidad vecinal.