El movimiento vecinal está de enhorabuena gracias a las asociaciones del distrito de Tetuán, que lograron la aprobación, por parte del pleno municipal del distrito, de una propuesta previamente consensuada en el Consejo Territorial: que una plaza ubicada en la avenida de Asturias reciba el nombre de un movimiento ciudadano cuya labor fue -y es- determinante en la configuración de la ciudad.

José María Carrascal, de la AV Cuatro Caminos Tetuán, reconoce que la ubicación de la plaza no es casual. “La avenida de Asturias -relata- ocupa un espacio emblemático del distrito ya que remite a la lucha por la que las vecinas y vecinos de Ventilla-Almenara consiguieron remodelar el barrio garantizando su realojo en el lugar que habían ayudado a construir”.

En 1978, las vecinas y vecinos que ocupaban las casas bajas e infraviviendas de Ventilla Almenara se echaron a la calle para demandar la remodelación de la zona y de sus viviendas. Durante meses, se sucedieron las manifestaciones y concentraciones, los cortes de tráfico en el paseo de la Castellana y otras muchas acciones de protesta que, sumadas a las de otros barrios, consiguieron la aprobación de la denominada Orden Comunicada del 24 de mayo de 1979, que pone en marcha la remodelación de varios barrios. Gracias a esta orden, elevada a rango de decreto ley el 22 de febrero de 1984, comienza por fin la remodelación de las 1.660 viviendas de Almenara.

El proceso, sin embargo, no estuvo exento de problemas y contratiempos (retrasos…). Todo ello obligó a las asociaciones de vecinos a retomar las movilizaciones. Las obras finalizaron en 2002, más de 20 años después de su inicio.

Pero son más las batallas que siembran la historia del movimiento vecinal en el distrito, como la lucha por la recuparación de la casa pública de baños, entre otras muchas.

Reconocimiento a otros vecinos de TetuánEl pleno de la Junta Municipal aprobó, asimismo, asignar el nombre de Joaquín Rodrigo al auditorio del Centro Cultural Eduardo Úrculo y el de Pablo Serrano a la nueva sala de exposiciones y conferencias que actualmente está en obras en la Junta Municipal. ‘El compositor Joaquín Rodrigo -explica Carrascal- vivió sus últimos años en Tetuán. El escultor Pablo Serrano, por su parte, tenía aquí una Fundación que promovía conciertos… Hemos querido así reconocer su aportación a la cultura y celebrar que eligieran Tetuán para vivir, convivir y compartir su inmenso talento creativo ‘, concluye.