Desde hace unos años, asociaciones vecinales y diferentes colectivos están dando respuesta a la crisis de espacios públicos provocada por el modelo urbanístico imperante construyendo huertos ecológicos urbanos que sirven, no sólo para crear nuevos espacios verdes, sino para fortalecer el tejido social de los barrios circundantes al proporcionar, en palabras de Raúl Puente, ‘un espacio público vivo, dotado de contenido, cargado de simbolismo y en la mayoría de las veces, origen o consecuencia de la conciencia identitaria de dichos barrios’.

Hemos rescatado dos textos (los puedes leer en el apartado ‘Reflexiones y experiencias’) que sistematizan dos de las experiencias más innovadoras que se han dado en el Estado español: los huertos urbanos del parque educativo Miraflores, impulsados por el movimiento vecinal sevillano a finales de los 80 y que, con el paso del tiempo, se han convertido en una experiencia de referencia. Añadimos a la anterior otra iniciativa igualmente inspiradora: la del huerto de la Cuerna del barrio de Altabix, en Elche, impulsada por el movimiento vecinal local con el apoyo de la Universidad, una fructífera alianza que impulsó la celebración,el pasado mes de mayo, del I Congreso Estatal de Agricultura Ecológica Urbana y Periurbana.