‘Érase una vez un parque de más de 4 kilómetros de longitud y no menos de 100 metros de anchura en su franja más estrecha. El parque formaba parte del 40% de zonas verdes con que estaba dotado el nuevo desarrollo urbanístico de Carabanchel y nació sobre el papel, allá por el año 1997. Su misión era proteger al barrio del ruido y la polución que generaba la M-40’. Así relata la AV Carabanchel Alto el origen del proyecto de un parque que en 2002 fue ‘amputado’ por las obras de construcción de la M-45 y de la Radial 5.

Hartos de ver cómo su prometido parque iba menguando en beneficio de grandes desarrollos viarios, en el año 2003 los vecinos decidieron celebrar un acto lúdico-festivo en el que plantaron varios árboles para denunciar las constantes agresiones que la zona verde venía sufriendo. Nacía así la 1ª arbolada por el Parque Lineal, un parque que en abril de 2006 recibía de sus vecinos el nombre del carabanchelero más universal, Manolito Gafotas. Elvira Lindo, la escritora que dio vida al personaje literario, acompañó a los vecinos en la fiesta ‘bautismal’.

Siete años después de aquella primera arbolada, la AV Carabanchel Alto sigue luchando para impedir que la ampliación de la M-40 proyectada por el Ministerio de Fomento destruya más aún el maltratado parque y reivindicando la cobertura de los ramales de la M-45 y la R-5 que se construyeron ocupando zonas verdes y aproximando el ruido y la contaminación del tráfico a las viviendas.

‘Muchos de los árboles plantados en años anteriores han logrado echar raíces y crecer en el parque. Poco a poco, vamos cambiando un terraplén inhóspito en un pequeño bosque (…). La reivindicación de esta zona verde se verá, un año más, acompañada por actividades infantiles, la distribución de información relativa a los equipamientos y dotaciones del barrio, repartiremos refrescos y un vinito… y por supuesto, ¡plantaremos los árboles! Para todo ello contaremos, un año más, con la inestimable ayuda de TREPA (Trabajadores Especializados en Poda y Arboricultura)’.